Tormenta. La guerra de los hambrientos 1

Es toda una alegría poder anunciaros el lanzamiento de mi próximo libro, Tormenta, en la editorial Kelonia. Se trata de una novela que bordea el Young Adult y es perfectamente disfrutable por cualquiera que busque una historia de aventuras. La ambientación es de fantasía urbana y se desarrolla en Valencia y Barcelona.

La portada es un trabajazo de Daniel Zafra y creo que refleja bastante bien el aspecto de los personajes, alejados de la perfección que parece ser norma en muchos títulos parecidos.

Tormenta
Tormenta

 

Los hambrientos han comenzado su cacería, necesitan llenar el vacío que les consume el alma y las tripas. Diana sabe bien lo peligrosos que son y que no irían detrás de Ángel si no fuera por alguna razón muy especial; pero, según las leyes del Concilio, no puede ayudarle… aunque ella nunca ha sido muy buena siguiendo las normas.

¿Tendrá algo que ver con los grafitis que Ángel pinta a escondidas y que firma con sangre? ¿O será por alguna de las obras de arte que ha vendido en secreto por eBay? Ni siquiera Toni, su mejor amigo, conoce la verdad.

También tenemos logo para la serie. Me encanta. Estoy muy contento con este diseño que puede funcionar muy, pero que muy bien.

tormenta_bn

Tormenta es el primero de los libros de La Guerra de los Hambrientos, una historia que espero guste y que me deje desarrollar la serie de historias que tengo en mente. Las primeras reseñas han sido muy positivas, así que soy optimista al respecto.

La novela sale a la venta el 10 de marzo, pero ya se puede encargar la preventa en la web de Kelonia. Si reservas ahora te envían el libro gratis y regalan un marcapáginas metálico precioso.

Más información: Kelonia

Proyectos en marcha: Lunarias ilustrado

Lunarias es una de las antologías de las que me siento más satisfecho. Pese a las dificultades de distribución, el libro llegó a bastante gente y las críticas han sido, en su mayoría, bastante favorables. Sin embargo, desde su publicación siempre me quedó la espinita clavada de preparar una edición ilustrada. Han pasado los años y por fin he encontrado a alguien cuyo estilo dibujando se adapta como un guante a mis minicuentos en Lunarias. Llevamos (lleva) un tiempo trabajando en ello (esto es un proyecto que todavía no sabemos cómo terminará) pero no puedo resistirme a poner alguna de las ilustraciones que Litos está terminando. Aquí os dejo con una pequeña maravilla. Espero que os guste.

Lunarias

Pequeña Nueva Inglaterra con Ediciones del Cruciforme

Pequeña Nueva Inglaterra
La playa de Innsmouth un verano cualquiera

Ahora que Lovecraft está de moda para muchos, aunque en el fondo de mi cabeza lleva dando patadas para liberarse desde que tengo 14 años, no podía dejar pasar la oportunidad de escribir unos cuantos microcuentos dedicados al maestro de lo ignoto, el gurú de lo incognoscible y el campeón de la neurosis. Pequeña Nueva Inglaterra es un diminuto compendio en el que trato de dar un escueto repaso tanto a la vida de Howard Philips como a dos elementos clave en su obra: los pueblos de Nueva Inglaterra, sus mansiones y tradiciones oscuras, así como sus monstruos decadentes, incluyendo a los dioses primigenios.

El resultado es un pequeño tomo que Santiago Eximeno ha publicado en su excelente y minúscula editorial, bajo un curioso sistema: la edición está limitada a 111 ejemplares electrónicos a un precio más que redondo: 0.89 euros. Una vez se vendan todos los ejemplares, la obra pasará a ser CC y de descarga gratuita. Así que ya sabéis, no es que os lo vayáis a pasar bien con estos cuentos, es que le hacéis un favor a todos aquellos que leerán la antología cuando sea libre.

En un local de Nueva York, donde solo se puede entrar a través de la más selecta invitación, las élites decadentes disfrutan de un sushi delicioso y exótico de poderes afrodisíacos. En el almacén, tras la cocina, los profundos, seriamente mutilados, gorjean mientras esperan al hombre de los cuchillos.

Más información en PEQUEÑA NUEVA INGLATERRA.

Madera de ataúd: Cuento gratis en EPUB

Madera de ataúdProbando con los nuevos formatos y mirando como se maneja el Sigil para hacer nuevos ebooks desde cero, he comenzado a trabajar con algunos viejos cuentos que siempre me han gustado. Madera de ataúd está relacionado, en cierta manera, con toda la documentación que leí sobre los inicios de la fotografía para Memento Mori. La idea, creo recordar, era hacer una especie de fix-up con varios relatos con cierta cámara “maldita” como hilo conductor. De toda esa idea sólo queda este pequeño cuento de terror fantástico con nazis. ¡NAZIS! Ya os lo estáis descargando.

Descargar: Madera de ataúd (EPUB)

Mañana será tierra

Mañana será tierra es el título que finalmente se ha quedado un libro que muchos de vosotros, a los que suelo molestar, conocéis como Maginot. Ahora, que ya podéis encontrarlo a la venta, me gustaría hablar un poco de la historia, de cómo surgió.

Creo que fue hace casi seis años cuando me puse a escribir por primera vez Mañana será tierra. Las primeras pruebas fueron en valenciano, no recuerdo bien si había algún tipo de concurso, pero pasé pronto al castellano; estaba escribiendo dos o tres cosas más y el cambiar de un idioma a otro me dejaba un poco descolocado delante del teclado.

Siempre he sentido una fascinación por túneles y catacumbas. Ese otro libro, eterno, inagotable, inacabable que nunca termino, Memento Mori, es buena prueba de ello. Tengo un buen montón de cuentos ambientados en lugares oscuros, cerrados y subterráneos. La Línea Maginot, parte fundamental del libro, era parte de esos lugares abandonados y misteriosos que tanto me interesaban, sobre todo desde que vi un par de documentales sobre la zona y empecé a explorar en sitios web de catafilia dedicados a estas fortificaciones. Cuando comencé a documentarme más a fondo sobre la Línea conseguí planos, especificaciones, fotos, testimonios… la verdad es que hay hasta un par de visitas virtuales por puestos rehabilitados.

Tenía claro el escenario final, los túneles, la soledad, el aislamiento, el telón de fondo de la guerra… crear un personaje en España y que llegara hasta allí fue más fácil de lo que creía. A base de investigar sobre refugiados en los campos franceses de “refugiados” -hay muy poca documentación para lo que debería- encontré numerosos testimonios que me permitían suponer de una manera realista el paso de un campo a un lugar de trabajo forzado, y quizá hasta una huida no demasiado complicada, si hubiera sido necesario. Lo curioso es que, tras terminar el libro, he hablado con gente cuyos familiares pasaron por un camino parecido al del protagonista de Mañana…

Recapitulo un poco. Tenía un buen escenario, abundante documentación, una línea argumental pensada… pero pocas veces me ha costado tanto encontrar la manera de contar una historia. No recuerdo cuántas veces borré lo que tenía escrito y volví a comenzar. Sé que en una de las veces llevaba más de la mitad de la novela escrita y que Raquel casi me golpea con el teclado. Gajes del escritor, supongo.

Costó, sí, pero creo que el resultado final vale la pena. Aunque luego diera vueltas sin pena ni gloria por editoriales, aunque quedara segundo en el Maracena de Terror -que no ganó por no ser “de terror”- y que por último haya aparecido casi con cesárea. Es lo mejor que he escrito hasta ahora y en él vuelco muchos de mis miedos, que no son más que preguntas sin respuesta, esas que todos tenemos y que ni siquiera queremos formular por miedo a que lo único que quede en el aire sea el hueco eco de nuestra propia voz.

Mañana será tierra. Viaje a Bizancio. 2011. Si lo veis abandonado en una librería, adoptadlo. Ocupa poco espacio en la biblioteca, pero es más grande por dentro.