Kobold busca venganza

KoboldKobold nació en Granada, entre amigos, disfrutando de unas cervezas y unos días felices, de esos que de vez en cuando uno recuerda con una sonrisa en los labios. Buenos tiempos. Kobold fue un desafío, una manera de buscar las cosquillas al género fantástico, de recuperar las historias de aventuras sin necesidad de plegarse a las limitaciones juveniles que, importadas desde el otro lado del charco, acaparan muchas de las historias que, en teoría, van dedicadas a un público adulto.

Muchos amigos y lectores se han sorprendido al ver que mi primera novela publicada es de fantasía épica en lugar de terror o ciencia ficción. Es cierto que apenas he escrito cuentos de fantasía, aunque La dama de las fresas -publicado en Rescepto y en la francesa Lunatique- es uno de mis relatos favoritos, y que me he dedicado sobre todo al terror en los últimos años. Lo cierto es que siempre he leído fantasía, desde que era un enano con la Dragonlance, el Señor de los Anillos, etc, hasta que descubrí más adelante a Howard, a Leiber o a Moorcock. Kobold bebe más de estos últimos que de los primeros, además de otros clásicos de la aventura como Salgari. Así que supongo que Kobold siempre había estado ahí, esperando ver la luz.

Lo cierto es que empecé con la intención de retorcer cada cliché que pudiera encontrar, no sabía si iba a poder armar una historia como toca y que se convirtiera en novela. Pero con cada capítulo en marcha, más me gustaba el resultado, no, mejor me lo pasaba escribiendo. Ahí vino también el apoyo de Víctor y Gabriella, el equipo Parnaso, y también de Sergio Mars que tuvo el valor de seguir la venganza koboldita prácticamente en directo. Hay pocas historias que me han divertido más al escribirlas que esta novela, y creo que se nota, que esa diversión ha calado en el texto.

Lo que está claro es que Kobold es una novela de aventuras. Carece de intenciones moralizantes, presunciones místicas, mensajes ocultos o filosofía vital. Es una historia para disfrutar, para imaginar, incluso para provocar. Es mi primera novela terminada, a la espera tengo otra de futuro incierto, y pasó un largo camino hasta que la gente de Torre de Marfil decidió darle una oportunidad. El libro ha quedado precioso a nivel formal, el ebook también ha tenido su mimo, y creo que gustará sin problemas a cualquiera en busca de aventuras y que disfrute con el sentido de la maravilla.

Poco más puedo decir, estoy muy contento. Pronto espero escuchar vuestras voces clamando ¡Venganza!

Ficha de la editorial: Kobold, El señor de las cadenas