Romance del Esqueleto

Sus huesos animados

encontró el enterrador

Salieron ellos sólos

para buscar el amor

Ojos vacíos sin vida,

hongos verdes de corazón

Un fuelle como pulmones

y alma de trovador

Esqueleto galante y tenaz

vestido de claroscuro

Sombrero de copa, gabán

y entre los dientes un puro

Por las calles de noche camina,

cantando la misma canción,

antes de que trine el gallo

enmendará una traición

En la taberna del Galgo

entrampa a un viejo ladrón

Escapando del alba su alma

en una apuesta perdió

La casa del lago resiste

a la ausencia de su dueño

Otro hombre disfruta

de su añorado ensueño.

Su mujer con otro yace

sufre el probre esqueleto

apenas se resiste

para probar su carne

El viejo ladrón huye

asustado de tanta muerte

La luna teñida de sangre

para saciar el hambre.

Muchos huesos encontraron

sobre el tálamo nupcial

Tres personas allí murieron

dictaminó el juez local.

En el infierno sufre ahora

castigo eterno sin final

Pero el esqueleto sonríe,

para siempre lo hará.