El rayo verde en el ocaso

El Domingo 11 de Mayo, en la FNAC Valencia, a las 19:30 y el Lunes 12, en la Casa del Libro, también a las 19:30, se presentará el primer libro de Sergio Mars, El rayo verde en el ocaso, (AJEC) del que he sido afortunado lector y prologuista.

Cortipego parte del prólogo, para ir abriendo boca.

Uno de los rumores más recurrentes dentro de la literatura fantástica en los últimos diez años habla de la muerte de la ciencia-ficción, de su falta de ideas y la progresiva desaparición de sus lectores. Por lo visto la actual sociedad, fuente continua de progreso, tecnología e información, resta interés a la literatura de anticipación científica. La consigna parece ser que el futuro ya está aquí y que, por lo tanto, no merece la pena preocuparse en la especulación; todo está anticipado, y si no, pronto será real.
Dejando a un lado lo etnocentrista de esa propuesta, que excluye a la inmensa mayoría de los habitantes del planeta, nos encontramos con un mundo literario deudor en exceso de la tecnificación sufrida a finales de los años ochenta y noventa, el cyberpunk y una imaginería cinematográfica de lo más pirotécnica y vacua.

Sin embargo, el hecho científico no es el principal protagonista, es una herramienta al servicio de la historia, a veces una excusa para el relato, otras un gran escenario donde situar a los personajes. Una buena narración no se deja arrastrar por elementos innecesarios, sean comentarios científicos o descripciones repetitivas y absurdas.
Así, la ciencia-ficción Hard puede despertar en el lector ese sentido de la maravilla que tanto se cita para destacar ciertas obras de la literatura fantástica pues, ¿qué hay más asombroso que lo que la propia ciencia nos puede mostrar? El universo es el campo de juegos de los escritores Hard, un universo desconocido, infinito y lleno de ideas.

“El rayo verde en el ocaso” es un buen ejemplo de literatura que aúna ciencia y maravilla, ideas y personajes, cuidando al extremo tanto el estilo como la rigurosidad científica, sin caer en argumentos crípticos o excesivamente pedagógicos, despertando la fascinación y la curiosidad por el mundo en el que vivimos y del que tanto desconocemos.
Sergio Mars, como biólogo especializado en genética, vive la ciencia, y en cada uno de los cuentos encontramos pasión por el conocimiento de lo que nos convierte en especie, nuestro pasado y futuro, nuestra evolución tanto física como sicológica o técnica. Transmite esa emoción con pulcritud literaria, consiguiendo que la ciencia, protagonista indiscutible, pase a un segundo plano, completamente integrada en relatos que van más allá de la pura especulación teórica, historias sobre la misma esencia del ser humano, su misterio y su impredecible futuro.