Categories
cine monstruos

Adiós, Lily, adiós, Yvonne

lily.jpg

Hoy todos los monstruos estamos un poco más solos

Categories
blog literatura

Hablando de distribuidoras…

“Ya hemos señalado, en alguna otra ocasión, el poder que tiene la distribución y quién gana en esta situación:”El problema no es el exceso del número de títulos, sino que libros, tan diversos, sean tratados de la misma manera, al mismo ritmo, por estructuras de distribución cada vez más sofisticadas e industriales, dando más posibilidades a los best-sellers programados con anterioridad y vendidos en pilas a la entrada de los grnades almacenes que a la creación literaria, discreta y sabiamente calsificada en las estanterías de las librerías…El problema es que cada libro tiene un ritmo de vida diferente y que se tiene la tendencia de tratarlos a todos de la misma manera”. (Laurence Santantonios; Tant qu’il y aura des livres; Bartillat, pag. 16, 81)”

Leído en ConValor , uno de los nuevos blogs que adornan el Blogroll, junto con Documentalista Enredado y El futuro de los libros, llenos de información imprescindible si te interesa el presente y futuro de la edición.

Categories
Uncategorized

Precio fijo

Andamos hablando de mercados y modelos, hablando de la industria, de un futuro de libros a 3 €… y se nos olvida que existe una ley del libro que consigna los precios mínimos. E incluye e-books. Sé que conviene a editores y cabrea a las sociedades de consumidores.

No tengo claro en qué afecta a los escritores, pero lo que está claro es que nunca tendremos Amazon.es

Categories
literatura

Apocalipsis Distruibidor

Vía Boing Boing leo que uno de los grandes distribuidores de libros en los USA ha quebrado. La cosa está en que la distribuidora, cuasi monopolística por lo que parece, llevaba a más de 150 pequeños editores, muchos de ellos de género o de corte independiente, que se han quedado a dos velas. Según la legislación americana los libros en la distribuidora son propiedad de ellos y todos los beneficios de la venta se quedan en los juzgados. Han pillado justo la remesa de navidad, la que más beneficio deja, así que es posible que la mayor parte de editoriales indies americanas se vayan a la quiebra en cuatro o cinco meses. Por no decir que las majors también van a sufrir un rato (como los de Random-Mondadori)

Impezionante.

Categories
cine

Diez años perdida

Desde 1996 hasta ahora no había manera de conseguir una copia decente de “Lost Highway”, una de mis películas favoritas. ¡Gracias, Reyes Magos!

dvd

Categories
cuento monstruos

Minicuento: Aprendiz

-Está menos frío de lo que esperaba -dijo la muchacha, separando sus labios de los del cadáver.

-Entonces, servirá -concluyó su padre, bajándole los pantalones.

Categories
tira comica

Medio millón

500.000 tiras servidas en la Legión del Espacio.

Muchas gracias a todos. Pronto habrá novedades 🙂

Categories
literatura

Un cuento

He colgado un cuentecillo, Indiferencia como un pecado, en las Páginas del Blog.

“El piso de Ángel era pequeño, sucio y olía mal. No es que fuera demasiado viejo, pero todo en aquel apartamento realquilado parecía desgastado, como si una pequeña capa de suciedad se hubiese infiltrado justo por debajo de la superficie de cada objeto.

Tampoco era grande, ni siquiera mediano; un somier oxidado, un escritorio de contrachapado con las esquinas abiertas, dos estanterías apenas cubiertas con revistas viejas y un tubo fluorescente que iluminaba entre parpadeos enfermizos. La cocina conservaba dos fogones ennegrecidos y una nevera cuyo interior presentaba manchas que Ángel no había logrado limpiar. El cuarto de baño apenas dejaba sitio para una mísera ducha sin plato y un servicio minúsculo, tan estrecho y bajo que para utilizarlo casi había que ponerse de cuclillas.

Unos finos rayos de luz atravesaban la única ventana de la casa, puerta abierta a un callejón abandonado donde los yonquis solían terminar las noches espantando a parejas en busca de rincones oscuros.

A Ángel, sin embargo, no le molestaba nada de aquello. Si acaso el papel pintado, azul en sus orígenes, que acumulaba humedades, cucarachas y diversos insectos. Por lo demás, teniendo en cuenta la miseria que pagaba por aquel cuchitril, era perfecto.

Desde la cama hasta la minúscula televisión que tenia encima del escritorio, todo estaba lleno de cajas. Unas veces contenían ojos de muñeca, otras, tapones para tubos de pegamento. La mayor parte del año contenían bolígrafos desmontados, Ángel se sentaba en la cama y los montaba: cogía el canuto transparente, el tubo con la tinta y la punta, introducía uno dentro del otro, colocaba el pequeño tapón en la parte trasera y, finalmente, cubría la punta con el capuchón correspondiente, rojo, azul o negro. Le pagaban a céntimo la unidad, traían las cajas y se las llevaban. Era el mejor trabajo que Ángel había tenido.

Quizás estaba cómodo encerrado en su apartamento porque odiaba a todo el mundo. Blancos, negros, amarillos, mulatos, mujeres, niños, daba igual. Nadie le caía bien, así como no caía bien a nadie. Ni siquiera a él mismo. Las escasas ocasiones en las que se atrevía a mirarse al espejo detenía la vista, casi hipnotizado, en sus ojos vidriosos, su pelo ralo, la extraña forma desproporcionada de su nariz y en las orejas pequeñas, pegadas por completo a la cabeza, que le daban un aspecto inequívocamente desagradable.

En cuanto al sexo, Ángel se masturbaba a menudo; a veces incluso mientras montaba aquellos bolígrafos. Lo hacía lentamente, sin pensar en nada en concreto. Tiempo atrás había intentado practicar sexo con mujeres reales pero ni siquiera pagando había logrado cierto éxito. Llegado un momento tuvo que decidir entre las mujeres y el vino. El vino resultó más barato.”

Seguir leyendo “Indiferencia como un pecado”

Categories
Uncategorized

Días de Furia Escritora

A veces me engancho a escribir, lo veo todo claro, el mundo se ilumina y salen las páginas una detrás de otra, como en una copistería.

Otra cosa es que el resultado final acompañe, claro, eso no pasa con demasiada frecuencia.

¿A vosotros os pasa?

Y dicho esto, sigo con mi particular día de furia.

Categories
literatura

Ganchos

Hay quien dice que un cuento debe empezar con una frase contundente, arriesgada, original o sorprendente. Un gancho, un anzuelo, un pequeño tirón para que el lector se sumerja de golpe en la historia.

Reconozco que lo hago a veces. En un cuento corto hay poco sitio para explicaciones y si con diez palabras eres capaz de situar al lector donde quieres, pues mejor. Es como empezar en un clímax, bajar el ritmo y luego desarrollar la historia como toca. Lo malo, que esa frase no resulte tan interesante como creías y que quede como un pegote inicial, desanimando a toda lectura.

El equivalente a esa primera frase en las novelas es la primera página. Si bien creo que la costumbre viene de años de preselección editorial basada en lectura rápida. Pero, ¿se puede hacer lo mismo con una buena primera página que en un cuento? ¿Es posible situar al lector, sumergirlo en el ambiente, la sensación, con una primera página seductora? El que pega primer pega dos veces, supongo. Y un buen principio debería ser por lo menos atractivo, cuidado, original… Como el resto del libro, digo yo.

Categories
Uncategorized

Una bendición…

Y una maldición. Comparto familia, aragonesa y valenciana, las dos de tradición culinaria que podríamos calificar sin muchos problemas de salvaje. Y me dejo llevar, soy un tipo fácil.

Mañana, San Almax mediante, seguiremos en la brecha.

Categories
Uncategorized

Rituales

Escribo con música.

Escribo mejor de noche. Reviso mejor de día.

Escribo en un ordenador y reviso en otro.

Sin café no no puedo empezar a trabajar.

Escribo poemas en cualquier trozo de papel. Es lo único que escribo a mano

Cambio cincuenta veces de tipo de letra, espaciado y cualquier otra tontería que no sirva para nada.

Escribo en blanco sobre fondo azul.

Categories
libros literatura

El síndrome del Tocho Gordo

En teoría un libro, y cualquier narración, debe alargarse lo justo. Allí hasta donde llegue la historia, allí debe parar el escritor.

Hay obras maravillosas de tres líneas y geniales de mil páginas. Entre lo efímero y lo eterno hay un mundo de clasificaciones para disfrutar. Sin embargo en el mundo de la literatura fantástica existe un cierto síndrome del tocho gordo, donde todo libro debe sobrepasar las doscientas cincuenta páginas, si son más, mejor que si son menos. Y eso es así porque el mercado lo exige, necesita libros gordos, por lo que se ve. A veces parece que las compras se deciden al peso, cuando la calidad de un volumen no tiene nada que ver con lo que ocupa.

Parece que se prefiere lo que te dura a lo que te aporta. Así nos va, dándole al streching como el tito King en sus mejores tiempos.

Categories
libros tecnología

Arrepentíos…

ondemand.jpg

Iba a hablar del print-on-demand y los e-books tarde o temprano. Pero el bichoque ilustra estas líneas ha trastocado lo que iba a decir. Por ahora os dejo el enlace y unos datos, para que reflexionemos.

La maquinita tiene acceso web, así que cualquier e-book maquetado disponible es susceptible de impresión, así como los que tenga en catálogo en las diversas editoriales, mas aquellos que lleves tú para imprimir, supongo.

Puede imprimir dos libros a la vez, tarda una media de siete minutos por cada uno. El coste es de un céntimo de dólar por página (supongo que en bruto, a eso hay que meterle beneficios del dueño de la máquina, editorial y autor)

Es un primer modelo, limitado a 550 páginas por libro, y por lo que he leído, lo de las tapas no deja de ser un problema. Pero visto lo visto…

Máquina Editora

Categories
literatura

Saber vender

Que quede claro, antes de nada, que no tengo ningún complejo en clasificar mis escritos como ciencia ficción, terror, fantasía oscura o épica bizarra. Son definiciones, más o menos acertadas, como si hablas de comedia madrileña o de la generación x. El problema viene con su mal uso. A ver si me explico.

Todas esas definiciones vienen cargadas de referencias, ideas que, enviadas al grupo de gente que las comparte, encuadran el relato, cuento o novela en un sitio determinado. Cuando esos referentes no se comparten, o son mal interpretados, aparece uno de los problemas, que no el único, a la hora de eliminar los estigmas que sufre la literatura fantástica.

El otro día hablábamos del Slipstream (o metaficción, o transrealismo, o como sea), que suele ser un tipo de literatura fantástica cuyos referentes son ambigüos y poco encuadrables. Slipstream es un termino muy yanki, y casi parece más una calificación para determinar su nivel de ventas que otra cosa. De todas formas sigue siendo literatura fantástica, en tanto en cuanto trate temas irreales, apele a la maravilla, haga ficción especulativa… Aunque en el Qué leer no sepan muy bien dónde ponerlo.

En el mundo literario anglosajón, y posiblemente en el francófono, también existe esa concepción de que la literatura fantástica es de segunda, pero no de cuarta regional, que es lo que pasa por estos lares. Así tienen, a parte de un mercado más grande, más facilidad para acceder a esa categoría slipstream, o de que la ucronía llegue a mainstream en algunos casos.

Al final, no nos engañemos, el que manda es el lector. Y el lector medio español asocia lectura a actividad cultural seria, de ahí su reticencia a una literatura, la fantástica, que cree, en su totalidad, pueril y falta de ideas. ¿Desconocimiento? Si ¿Falta de iniciativa por nuestra parte -escritores y editores- para salir del corralito? Es posible.

Cierto es que las grandes editoriales venden libros de mayor o menor calado fantástico y los venden bien. Siempre y cuando no están cargados de muchos referentes en cf, fantasía épica, terror gore… Para eso siempre es útil una buena solapa explicativa de lo cool, metareferencial (el imaginativo paralelismo social es una de mis frases-solapa favoritas), en definitiva, no-fantástico, no-pueril y no-cf (que nadie mente la bicha)

El homenaje pulp está bien visto, no sé si por ser una cosa muy pop-camp-kitsch. Los autores ya conocidos en el mainstream que deciden escribir una novela fantástica tienen una especie de bula papal para hacerlo, aunque algunos crean descubrir la coca-cola con sus ideas.

También es cierto que sin tener esas referencias se carece del sentimiento barroco que sucede en mucha cf y fantasía actual, la del “tengo que hacer algo que no se haya hecho antes y mucho más mejor ande vamos a parar” que a veces resulta en vueltas de tuerca poco comprensibles.

En la última Hispacón (DH2006) Víctor Conde comentó en una de las mesas redondas, que muchas editoriales sólo valoraban la publicación de un libro si el argumento de dicha novela podía resumirse en una frase atractiva. Por un lado da miedo pensar en eso, pero por otro, si la editorial contempla esos parámetros, es mejor que aquellos que quieran trabajar con editoriales grandes lo tengan en cuenta, hay que venderse, que los relatos resulten atractivos y, aparte de esa”frase concepto”, explicar referencias y teoría literaria. Si quieren caldo, dos tazas, vamos.

Con las editoriales de fantástico resulta es más sencillo acceder a una primera fase: autores y editores manejamos los mismos referentes, lo cual no quita ni un ápice de dificultad a conseguir una obra de calidad y que decidan publicarla. Las dos cosas no siempre van juntas, de todas formas.

Me dejo muchas cosas por decir, me temo. Pero para eso están los comentarios.

Categories
libros literatura terror

La Nueva Carne

cumple 002

La Nueva carne es una serie de artículos sobre una tendencia estética, tanto como narrativa, en la que lo carnal, a un nivel básico, impregna historias, narraciones e imágenes.
Los articulistas son de primer orden y la edición, tan cuidada como siempre en Valdemar, acompaña un buen número de fotografías e ilustraciones.
Como único punto negativo, por decir algo, me pareció la excesiva referencia a Cronenberg en casi todos los artículos. Si bien es cierto que sin él y sin Videodrome no habría nacido la tendencia de la Nueva Carne, en algunos artículos repiten de nuevo lo mismo que en los anteriores, dejando una sensación algo cansina.
De obligada lectura para los aficionados al horror y para aquellos con gustos dispares, amantes de lo bizarro o, simplemente, curiosos poco sensibles.

Categories
libros literatura

Diario – Chuck Palahniuk

diario.jpg

El último libro que he terminado ha sido Diaro, de Palahniuk. Se lee rápido, como casi todo lo suyo, con ese estilo corto y contundente que le gusta usar, y tiene cierta gracia la manera en que está construida (un diario escrito para otra persona), aunque a veces se vuelve ciertamente confuso. Pero ahí está la gracia de Palahniuk, no es un tipo fácil.

En cuanto a de qué va, pues… “Misty Tracy Wilmot empieza a escribir un diario cuando su marido, Peter, entra en coma tras un supuesto intento de suicidio. Misty es una pintora retirada que sueña con volver a crear. Instalada en la turística Waytansea Island, trabaja como criada en un hotel. Pronto sale a la luz que Peter se ha dedicado a pintar extraños mensajes en las paredes de casas que ha remodelado. Los habitantes de las casas, ofendidos, han llevado el caso a los tribunales y Misty ve cómo su aspiración de volver a pintar se desvanece. Pero de repente, como poseída por el espíritu de Maura Kinkaid, una pintora de Waytansea del siglo XIX, Misty empieza a pintar compulsivamente.”

No es lo mejor que he leído de él, pero está bien. Recomendable si te gusta el humor grueso, negro, ácido y cínico que emplea. Éste es un tipo de autor que o te gusta o le odias, no tiene término medio. Así que Diario, que es quizás un relato alargado más que una novela, sirve para tomarle el pulso, si es que no tienes en la pila Fantasmas o El club de la lucha.

Categories
libros literatura

Slipstream o Todos al mismo saco

Tras leer esta entrada en el blog de Arellanos sobre el Slipstream, me reafirmo en que el ser humano necesita ponerle etiquetas a todo en un intento por controlar su mundo.

Pero definamos slipstream: Más o menos cualquier tipo de literatura que traspasa las barreras de lo real, pero que no contiene elementos que le identifiquen en género alguno. También dícese de la literatura que hibrida géneros, la metatextual, y, como colofón, engloba a aquellos escritos que “te hacen sentir raro”

Con dos cojones.

De entrada, creo que las calificaciones por género son útiles para libreros y poco más. Por otro, y ya que se utilizan, el slipstream responde a la necesidad por parte de cierta crítica literaria apolillada que se niega a reconocer los valores literarios de cualquier tipo de literatura fantástica. Entonces se sacan un término de la manga, Slipstream, o como quieran llamarlo en castellano, me da igual, que valida ese libro “raro” que les ha gustado. Al escritor le viene bien ser considerado slipstream ya que así le sacan los libros del “Rincón Oscuro al Fondo a la Derecha al Lado de los Doscientos Ejemplares de Eragon”

Y quieras que no, eso se agradece.

Así que ¿es el camino el Slipstream, el metarealismo, lo conjetural? ¿Habrá que ponerse gafas de pasta al presentar un libro? Porque en castellano todavía no está muy claro lo del Slipstream y simplemente lo aplican a aquellas novelas de corte fantástico que las editoriales quieren vender, nada del new weird americano ni nada de eso. (Como las novelas de Somoza, que dicen que no son de terror o fantásticas… muahahahahhaha)

Al final habrá que hacer como Houllebecq, y dependiendo de quién te entreviste escribes literatura fantástica, transrealismo, slipstream o alta literatura comprometida. Aunque igual primero hay que escribir como él.

Categories
literatura

Seudónimos

Según la RAE, “Nombre utilizado por un artista en sus actividades, en vez del suyo propio.”

¿Trabajar bajo seudónimo es normal y aceptable?

Yo nunca lo he hecho, simplemente porque no he visto la utilidad de usarlo, pero a medida que escribo y cambio de registro, me doy cuenta de que quizás sea necesario en algunos casos. Me encanta escrbir cuentos para niños y relatos de corte sangriento, escribo poesía y lleno páginas con fantasías bizarras. Todo bajo el mismo nombre y, la verdad, empiezo a ver cierto batiburrillo. La idea del seudónimo no me disgusta, sobre todo sin ser necesario un “seudónimo secreto”, no escribo nada de lo que me avergüence (carezco de vergüenza), así que no sé si usar otro nombre para algún tipo de actividad literaria concreta, para no crear confusión.

Pero por otro lado, no sé si sería productivo el diversificar todo el esfuerzo en varios nombres, en varias marcas. Que ya es difícil hacerse un hueco y un nombre (y el mio no está ni en tercera regional) como para liarse más.

Aunque hacer un poco el gamberro a la hora de jugar con el lector es muy atrayente, tanto como inventar libros, referencias, autores… un poco a la manera borgiana de replicar la realidad literaria.

No sé. ¿Opiniones?

Es más, ¿hay alguien ahí? 🙂

Categories
libros literatura monstruos

Trafiquants de Cauchemars

traficantes de pesadillas

Categories
Uncategorized

De autómatas e insectos

lepidiotastigma_1.jpg

http://www.insectlabstudio.com/

Los autómatas me fascinan. Es esa falsa vida, ese mundo medido y complejo que anuncian, esos movimientos repetitivos y mecánicos, esa piel de lata, ese brillo metálico.

También me atraen por ese cariño, ese trabajo de artesano minucioso que se adivina en cada engranaje, varilla, tornillo o resorte. El mismo amor de un padre por su hijo. No hay mas que ver el enlace que he puesto, el que me ha llevado a escribir la entrada. Piezas de relojería, hermosas, complejas, pero completamente inútiles en términos mecánicistas. Son una pura contradicción. Y por eso me gustan tanto.

En el próximo Vórtice publicaré un relato cuyos protagonistas son autómatas de latón. Supongo que las obsesiones de cada uno acaban reflejándose.

Categories
fandom

Dice Vaquerizo…

En la entrevista que le hacen en Vórtice:

“El fandom es como una madre, te viene muy bien
cuando empiezas, el ambiente que se crea es sumamente agradable
y enriquecedor, se hace fácil intercambiar información, aprender,
publicar, recibir críticas. La parte mala del fandom lo es también
de las madres demasiado posesivas, te pueden mimar en
exceso impidiéndote progresar”

Me parece una de las mejores opiniones sobre el fandom que he escuchado últimamente.

Categories
literatura poesía

Vórtice

Nuevo número y época para el e-zine Vórtice en línea.

Los contenidos son de lo mejorcito, con Eduardo Vaquerizo, ganador del Ignotus de novela, Marc Soto, y mucho más, reseñas, crítica, poesía.

Por mi parte, un poema, Poe. El primero de una serie que estoy haciendo sobre los cuentos más famosos de Edgar Allan Poe, el primero de ellos basado en “El corazón delator”

Y de regalo una nueva tira cómica, “Cultistas SA”… bienvenido a la norma ISO del infierno.

Categories
Uncategorized

Hélice, revista de crítica

Muy interesante (Copypego)

“Cada cierto tiempo, vuelve a surgir la cuestión del valor de la crítica en conversaciones personales, en publicaciones, en la red… Unas veces quien se dedica a estos complejos menesteres se molesta en aceptar el debate y otras, por mero cansancio, se elude el tema aceptando callar ante opiniones ya muy gastadas y más que discutibles.[..] Sin embargo, nuestro mundo literario depende mucho de la estimación que se tenga del oficio del crítico.”
Sobre la Crítica, Fernando Ángel Moreno

Más en : Revista Hélice 

Categories
literatura

Documentando

Durante la presentación que hizo Rafa Marín, acompañado de Juanmi Aguilera, de Juglar en Valencia, se habló de la documentación a la hora de escribir. Rafa dijo que en ocasiones casi se había gastado más en libros para escribir un cuento que lo que había sacado de él.

Y es que la documentación es un vicio, sobre todo si lo que estás escribiendo tiene un fuerte trasfondo histórico o mitológico. Es un no parar y, de forma sorprendente, la nueva información suele modificar y trastocar lo que tenías pensado en un principio. O, y eso asusta, aquello que pensabas estar inventándote resulta que es cierto, o que coincide perfectamente con lo que vas encontrando.

Sin embargo, a la hora de escribir un relato la pereza de documentarse aumenta considerablemente, quiero decir, documentarse en profundidad. Para una novela, cuyo proceso es largo, va acompañando el trabajo, pero en un cuento escrito en un par de semanas… come demasiados recursos, por así decirlo. Eso no quita para cumplir los mínimos para cumplir con el realismo y la veracidad. El sentido de la maravilla está bien cuando lo buscas deliberadamente, no cuando es resultado de la perrería.

Lo único positivo es que de todo lo leído, acumulado y descubierto para novelas escritas o por escribir, es que se puede aprovechar ese material para un buen número de cuentos. Aunque siempre se corre el riesgo de “Se me ha ocurrido un cuento con esto…” y dejas aparcada la novela por algo nuevo. Procastinando. Como hago yo ahora con esta entrada.

¿Y vosotros? Los que escribís, ¿cómo os documentáis?¿recicláis la información? Y los lectores, ¿cuánta importancia dáis a ese fondo trabajado? Hay libros que me han hecho buscar sus referencias y fuentes, como el Péndulo de Focault, ejemplar en documentación, pero en algunas narraciones de Borges también se juega con la invención, sin que pase nada. Quizá sea un juego que plantear al lector.

Ahora, a seguir escribiendo.

Categories
literatura

Los cuentos de hadas

Uno de los cuentos del que me siento más orgulloso es “La dama de las fresas” (disponible en Rescepto, gratis total, oigan, es una descarga chiquitita, dense el gustazo), una pequeña fábula que aprovecha un montón de detalles sacados de leyendas y cuentos de hadas.

Los cuentos de hadas me gustan porque son primarios. Los personajes no son arquetipos, son símbolos; adolescencia, maldad, sabiduría… Presentan la primera dicotomía, el primer paso de lo real a lo irreal. Dos mundos que se entremezclan con fluidez. Es curioso que la mayor parte de cuentos populares, y de seres míticos, se repiten casi de manera idéntica, a lo largo del mundo. Casi todo tiene su correspondecia.

Es esa fantasía la que me llama la atención. La que contempla aspectos básicos del ser humano, lujuria, avaricia, amor, gula, venganza, compasión; me gusta retorcer esas viejas historias y meterle algo de narrativa moderna, tratando de que no se note demasiado, pasando de puntillas.

En el caso de “La dama de las fresas” quería no sólo contar una historia, el objetivo era presentar un cuento dentro de otro, una narración contada por otra narración. Donde la forma era en cierta manera un cliché y el lenguaje tenía que diferenciarse. Y que diera como resultado un cuento redondo, concéntrico. Acaba de ser traducido al francés y publicado en Lunatique, así que por lo menos alguien más cree que no está mal.

Gracias a Sergio Mars y su incansable látigo corrector el cuento quedó cerrado en poco tiempo. Lo cual me lleva a otro tema: Los fanzines.

Rescepto es uno de los pocos fanzines/e-zines que quedan. Parece que es un arte olvidado el fanzineroso, y no debería ser así. Para todos los que escribimos es gratificante encontrar salida a nuestros textos, que los vapuleen y corrijan, que los publiquen y defiendan. Así que desde aquí mi apoyo a la gente de Rescepto y al resto de fanzineros indomables.

Categories
Uncategorized

Premio Minotauro

Acaban de anunciar los finalistas del Minotauro:

– Analisa, de Alejandra Kramer (seudónimo)
– Crónica de Nerhos, de Leonardo Ropero Serrano
– La máscara transparente, de Daédor (seudónimo)
– Magos: La esencia y el dragón, de Lobsang Federico Camacho
– Noches de Suburbio, de Víctor Blanco Díaz

La noticia se comenta por sí sola.

Categories
poesía terror

Lugosi

Quisiera ser como Lugosi
a finales de los veinte
caminando entre muchachas
con la mirada iluminada.
Sonreir como Karloff, como los niños,
andando patizambo, buscando un amigo
que me salvara del fuego.
Y de nuevo perderme entre historias
tejidas con blancos y tintadas con grises
penumbras de ayer envueltas
en latas plateadas y viejas.
Quisiera ser luz enamorada
beso
pantalla de cine eterna a media tarde
sin pertenecer al mundo
convertido en sueño.

Categories
fotografía libros novelanegra

Scene of the Crime (William Braton/Tim B.Wride)

llibrecrime.jpg

The scene of the crime es uno de esos libros que te saltan a la cara desde cualquier estantería. Es grande, 40×25, tapa dura; cuando lo abres notas ese olor característico del papel satinado para fotos… y ves los pies colgando en el baño de una secretaria en 1950.

El libro contiene un ensayo y algo de historia sobre algunas de las fotos que presenta, unas doscientas, habla de los fotógrafos de la policía de Los Ángeles y de su mirada. Pero la parte escrita es… accesoria, hasta la introducción de Ellroy desaparece a la cuarta foto.

Y es que son fotos claras, luminosas (eso buscaban los fotógrafos policiales, claro), de un enfoque perfecto. Asépticas pero con la mirada de una persona detrás. A veces panorámicas, a veces en busca de un detalle concreto dejan el encuadre partido, insinuando un cuello cortado o un cuerpo ahogado.

No es un libro para releer con asiduidad, pero contiene algo. Esas fotos son el reflejo de la muerte, la violencia; poseen en su blanco y negro de fuertes contrastes la esencia del momento. Y resulta escalofriante, la verdad, tanto como morboso. Hay retratos de delicuentes, planos de lesiones. Nos enseñan otro tiempo con sólo un flash.

En resumen, muy recomendable para aquellos de estómago curtido.

Categories
literatura monstruos terror

Camino a Memento Mori

mori

No es nigún secreto que llevo ya un par de años tratando de terminar una novela. Incluso, en plena vorágine documentalista y planificadora, abrí un blog para informar de las decisiones que iba tomando a la hora de escribir.

Pero dejé de actualizar al terminar esa fase. Al releer los capítulos que tengo escritos me di cuenta de que faltaba algo, que la idea que tenía en la cabeza no quedaba plasmada como yo quería. Se acercaba, sí, y no estaba del todo mal, pero fallaba la consistencia, el entrelazado que debía mantener coherente la historia. Arreglarlo… no sabía cómo exactamente hasta que me comprendí que lo que faltaba era, ni más ni menos, experiencia por mi parte.

Es difícil lanzarse a escribir una novela y querer trabajar a varios niveles, tanto temporales, simbólicos o lingüísticos. Sobre todo si todo lo que has escrito antes se limita a unos cuantos cuentos de los cuales la calidad era manifiestamente mejorable. Así que hacía falta ejercitar un poco el músculo de la tecla y probar, forzar tal vez, los límites que me había puesto.

De ese modo salen tres cuentos en la misma época: El óxido del sombrerero (que saldrá en algún Vórtice en línea) escrito para jugar con referencias visuales y retorcerlas hasta lograr que ellas solas contaran la historia, El hombre de la pala, (publicado en Paura 2), en el que utilizaba una imaginería de cuento gótico, pero con un lenguaje menos florido de lo habitual, y La balada del hombre anuncio (publicado en Artifex 3) escrito a golpe de videoclip tras un empacho de Brunner y de terminar el maravilloso libro No Logo de Naomi Klein.

Fueron tres ejercicios de estilo que me llevaron a intentar sacar otro cuento, “Indiferencia como un pecado”,  a medio camino entre lo absurdo y lo gore, un cuento a medio camino que no acaba de funcionar como yo quería, aunque tiene ese ambiente malsano que estaba buscando (Está sin publicar, por si alguien se anima)

El siguiente cuento que escribí fue “24 fotogramas y una cuchilla de afeitar”, una historia homenaje al cine español de terror de los años 70. Es un cuento que me gusta, que ya me deja combinar el ambiente inquietante que buscaba con cierto realismo y detalles definitivamente gores. Salió publicado en el Rescepto especial Hispacon 2006 y es un cuento al que le tengo mucho cariño, pese a que su acabado, de todas formas, era demasiado basto.

De ahí paso a escribir “La cirugía del azar” (Paura 3) que es un cuento en el que, pese a algunos detalles que salen en cada relectura, consigo acercarme más a lo que quería, a ese horror que he mencionado antes. Sin estridencias hasta que son necesarias, personas normales, cierto vacío… Era el paso previo a intentarlo en un formato más amplio. Pero todavía, al leerlo, encuentro que no puedo escribir Memento Mori.

Así que estoy con otra novela, probando todo lo que he aprendido el último año (no sólo escribiendo, claro, he leído muchísimo, sobre todo producto nacional) para ver si puedo escribir una novela, con todo el cambio de ritmo, desarrollo y coherencia que conlleva al pasar del cuento. Por ahora no va mal, pero queda un largo camino hasta que me considere capaz de retomar Memento Mori.

Por lo menos, una novela de por medio.