Las personas libro – El proyecto Farenheit

Me ha resultado curioso encontrar el proyecto de las personas libro, un grupo de personas que imitan a los peligrosos antisistema de Farenheit 451, capaces de memorizar un libro y luego ir contándoselo a cualquiera, sin pensar en las terribles consecuencias que algunos textos pueden acarrear a la gente, por no hablar del canon de la SGAE, claro, con lo que cabe en un cerebro, bueno, en algunos.

Os voy a poner su decálogo (bidecálogo, en realidad, pero como es tan largo, pongo sólo diez):

1. ¿Qué es el proyecto Fahrenheit 451 (las personas libro)? En el mundo que describe Ray Bradbury en “Fahrenheit 451” no hay libros. Están prohibidos y los bomberos se dedican a quemarlos. Sin embargo hay personas que se resisten y lo hacen aprendiéndose cada una de ellas un libro. Poco a poco organizan un plan llegando a ser miles las personas que llevan un libro en su cabeza, verdaderas bibliotecas itinerantes.
2. ¿A qué debe su nombre? Es un reconocimiento a Ray Bradbury, que escribió la historia de las personas que defendiendo los libros defendían al ser humano. 451 grados en escala Fahrenheit es la temperatura a la que arde el papel y como quien quema libros termina tarde o temprano por quemar personas…
3.- El libro de Bradbury llama la atención a quien lo lee… La visión de Bradbury resulta profética. Su preocupación por un futuro de la humanidad dependiente de las máquinas, por la aplicación de la tecnología para el control de los ciudadanos, por la autocensura, que es la censura más eficiente…
4.- ¿Son las personas libro la alternativa? Tan solo se resisten, que no es poco.
5. ¿Cuál es el objetivo del Proyecto Fahrenheit 451 (las personas libro)? Que todas y cada una de las personas del mundo tengan un libro (un pedacito de libro) en la mente y en el corazón y lo narren mirando a los ojos. Que, aunque mil cosas y mil guerras nos separen, tengamos en común el ser personas libro.
6. ¿Cuándo y cómo surgió la idea? Al volver a leer “Fahrenheit 451” y ver la película de Truffaut sobre el libro que escribió Ray Bradbury que trata de una época en que se queman todos los libros y sólo se ve televisión. Vimos posible la existencia de personas libro, tal vez porque sentimos su necesidad.
7. ¿A quién va dirigido? A todas las personas del mundo que quieran defender los libros aprendiéndose un texto, haciéndolo suyo.
8. ¿Qué requisitos son necesarios para formar parte del proyecto? En la red de personas libro cabe todo el mundo. Tan solo se necesita querer defender los libros aprendiéndose un texto.
9. ¿Es difícil aprender un texto? Hacerlo tuyo y narrarlo es un trabajo muy placentero y enriquecedor. Además otras personas libro le ayudaremos a ello adaptándonos a su forma de aprehender el texto y narrarlo. Hay técnicas eficaces. Es muy importante la forma de preparar a las personas libro y por ello es clave que haya quienes ayuden a otras a aprenderse un texto y a narrarlo.
10. ¿Qué tiene que hacer aquella persona que quiera convertirse en persona libro? Elegir un texto por muy pequeño que sea (ya hay una persona libro que se aprendió el famoso relato del dinosaurio de Monterroso) y contactar con las personas libro. También puede colaborar con otras en el rescate de un libro entre varias personas, como se ha hecho con el Quijote en el Círculo de Bellas Artes o el libro de Primo Levi “Si esto es un hombre” que harán jóvenes de institutos.

Y vosotros, ¿qué libro, o su fracción, os gustaría ser? Yo lo tengo claro, es algo personal.

Vivo en la Villa Borghese. No hay ni pizca de suciedad en ningún sitio, ni una silla fuera de su lugar. Aquí estamos todos solos y estamos muertos.
Anoche Boris descubrió que tenía piojos. Tuve que afeitarle los sobacos, y ni siquiera así se le pasó el picor. ¿Cómo puede uno coger piojos en un lugar tan bello como éste? Pero no importa. Puede que no hubiéramos llegado nunca a conocernos tan íntimamente Boris y yo, si no hubiese sido por los piojos.
Boris acaba de ofrecerme un resumen de sus opiniones. Es un profeta del tiempo. Dice que continuará el mal tiempo. Habrá más calamidades, más muertes, más desesperación. Ni el menor indicio de cambio por ningún lado. El cáncer del tiempo nos está devorando. Nuestros héroes se han matado o están matándose. Así que el héroe no es el Tiempo, sino la Intemporalidad. Debemos marcar el paso, en filas cerradas, hacia la prisión de la muerte. No hay escapatoria. El tiempo no va a cambiar.

Es que no puedo evitarlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.