Minicuento: De madrugada

-Sólo me quedan dos entierros para ganar la paz eterna -dijo el esqueleto, desesperado al ver las primeras luces.

-Debiste haberme hechizado antes de la séptima pinta -contestó el irlandés al despertar sobre un montón de huesos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.