Una bendición…

Y una maldición. Comparto familia, aragonesa y valenciana, las dos de tradición culinaria que podríamos calificar sin muchos problemas de salvaje. Y me dejo llevar, soy un tipo fácil.

Mañana, San Almax mediante, seguiremos en la brecha.

Leave a Reply

Your email address will not be published.