De autómatas e insectos

lepidiotastigma_1.jpg

http://www.insectlabstudio.com/

Los autómatas me fascinan. Es esa falsa vida, ese mundo medido y complejo que anuncian, esos movimientos repetitivos y mecánicos, esa piel de lata, ese brillo metálico.

También me atraen por ese cariño, ese trabajo de artesano minucioso que se adivina en cada engranaje, varilla, tornillo o resorte. El mismo amor de un padre por su hijo. No hay mas que ver el enlace que he puesto, el que me ha llevado a escribir la entrada. Piezas de relojería, hermosas, complejas, pero completamente inútiles en términos mecánicistas. Son una pura contradicción. Y por eso me gustan tanto.

En el próximo Vórtice publicaré un relato cuyos protagonistas son autómatas de latón. Supongo que las obsesiones de cada uno acaban reflejándose.

Leave a Reply

Your email address will not be published.