Algún día todos tendrán que seguir al caminante

Me pasan una interesante notícia de El Financiero, diario de México:

La captura de un incipiente escritor de novelas de terror cuando cenaba los restos de su pareja aderezados con limón, ha conmocionado a la sociedad mexicana porque se trata del primer caso de canibalismo en serie registrado en la historia del país, informó hoy la prensa local.

Agentes de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal (PGJDF, Fiscalía) se llevaron una macabra sorpresa el pasado lunes cuando ingresaron a un pequeño apartamento en el céntrico barrio de Guerrero para detener a José Luis Calva Zepeda, investigado por su presunta implicación en el homicidio de una mujer.

En el interior de la vivienda del barrio de Ciudad de México, los peritos encontraron el cuerpo descuartizado de Alejandra Galeana Garavito, de 30 años y madre de dos hijos.

Las autoridades hallaron el tronco oculto en un armario, un brazo cocinándose a fuego lento en una olla, restos de carne en una sartén, una pierna conservada en el refrigerador y varios huesos entre una caja de cereal.

Además, los agentes descubrieron una novela inconclusa titulada “Instintos Caníbales o 12 días”, que versa sobre la antropofagia, el sexo, el sadomasoquismo y la coprofagia.

Al parecer, el asesino era un incipiente poeta y escritor de novelas de terror para cine y teatro, y entre los cajones de su casa había varios textos escritos de su puño y letra, indicaron fuentes de la Fiscalía capitalina.

Las autoridades del Distrito Federal relacionan también al escritor con el homicidio de Verónica Consuelo Martínez Covarrubias, de 31 años y empleada de una farmacia, antigua pareja suya asesinada en abril de 2004, cuyo cuerpo mutilado fue descubierto en el municipio Chimalhuacán, al sureste de la capital.

Por las características de las amputaciones, las investigaciones también vinculan al escritor y caníbal con el hallazgo del cuerpo seccionado de una adolescente el pasado 10 de diciembre, depositado en bolsas de plástico sobre una calle del norte de Ciudad de México.

Hasta la fecha se habían registrado algunos casos de canibalismo en México pero todos fueron puntuales y en ningún caso se trató de un asesino serial, según algunas versiones periodísticas.

En diciembre de 2004, por ejemplo, el asesino confeso Gumaro de Dios Arias, al que se le conoció entonces como “el caníbal del Caribe”, admitió haberse comido unos dos kilos y medio de la carne de su amante cuando la autoridades lo aprehendieron.

En el caso de Calva, según las versiones policiacas, al ser descubierto el presunto antropófago intentó huir y se lanzó por una ventana desde un segundo piso, lo que le produjo una fractura de cráneo, lesión que lo mantiene convaleciente en un hospital de la Cruz Roja capitalina.

En los primeros interrogatorios, Calva se confesó admirador del actor británico Anthony Hopkins, especialmente por su interpretación del caníbal Hannibal Lecter en la célebre película “El silencio de los inocentes”.

En uno de los poemas encontrados en su domicilio se puede leer: “Algún día todos tendrán que seguir al caminante”.

Así que, editores, por favor, piensen dos veces lo que le van a decir a ese tímido aspirante a escritor, vestido de negro y con gruesas gafas, que espera paciente una respuesta a su manuscrito.

5 Comments

  1. A mí lo que me fascina es el detalle de que se comiera “los restos de su pareja aderezados con limón”.
    Ferrán Adriá toma nota para seguir revolucionando la cocina…

  2. estoy consternada con esa noticia tan atroz ya me imagino a que olia esa casa y la suciedad en ella ese hombre es un loco que jamas se habia visto en la historia del crimen mexicano,

  3. Por lo visto era un cocinitas. A lo mejor olía bien y todo. Aunque lo del limón para la carne no lo veo yo claro, a menos que sepa a pollo.

  4. Bueno, fin de la historia: El señor caníbal se ha ahorcado como un jamón. No sé si antes se mordió un poquito para ver cómo iba de sal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *