La realidad copia a Stephen King

Leo en ElMundo : “Nadie muere en la tercera planta a menos que Oscar le haga una visita y se quede un rato”. Oscar no es el médico ni el párroco, sino un gato adoptado por el personal de un geriátrico estadounidense cuando era un cachorro.

Por lo visto, llevan controlando al gato tres años y no falla. Por si fuera poco, su “radio de acción” se limita a la parte de ancianos con Demencia.

cat.jpg

Había pensado escribir un relato sobre esto, pero sería un relato de King, no mio. Si es que hasta es en Rhode Island.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.