oficio de escribir

Es hermoso. Nadie lo va a publicar

Así me contestaba Santi Eximeno tras leer la primera escritura de El detective que tenía mariposas en el estómago. La verdad es que yo estaba convencido de que no lo iba a publicar nadie, pero lo de hermoso fue un detalle muy majo por parte de Santi.

Lo cierto es que El detective… es una construcción por capas. A lo largo de los últimos años he ido recopilando ideas para cuentos que me interesaban, pero que luego, al ponerlos en caliente, se quedaban siempre cojos. Eran historias interesantes, pero demasiado locas o cortas o absurdas como para funcionar por sí solas. Así que un día decidí construir un contenedor bien grande donde contar todas esas paranoias que me habían fascinado.

Eso es, en el fondo, El detective que tenía mariposas en el estómago. Una mezcla de historias que nadie iba a leer con una dosis de colmillo venenoso que no he podido evitar introducir en la narración. Literatura juvenil, nueva poesía, libros de autoayuda… todo parecía ir encajando a medida que se desarrollaba la trama principal.

El resultado es una novela que salta de lo detectivesco a la sátira, de la tragedia griega a la literatura del yo; de la poesía a la autoayuda, de la LIJ al gore más loco. Está claro que para publicar algo así hace falta un editor con una visión especial, o una ceguera particular, así que cuando la gente de Orciny Press dio el visto bueno a El detective… todo se volvió una locura.

Hay un millón de anécdotas que contar de este libro, pero me las guardo para las presentaciones. Nos vemos firmando libros. O si sois unos vagos y lo preferís comprar online, aquí os dejo el enlace: El detective que tenía mariposas en el estómago.

Tormenta. La guerra de los hambrientos 1

Es toda una alegría poder anunciaros el lanzamiento de mi próximo libro, Tormenta, en la editorial Kelonia. Se trata de una novela que bordea el Young Adult y es perfectamente disfrutable por cualquiera que busque una historia de aventuras. La ambientación es de fantasía urbana y se desarrolla en Valencia y Barcelona.

La portada es un trabajazo de Daniel Zafra y creo que refleja bastante bien el aspecto de los personajes, alejados de la perfección que parece ser norma en muchos títulos parecidos.

Tormenta

Tormenta

 

Los hambrientos han comenzado su cacería, necesitan llenar el vacío que les consume el alma y las tripas. Diana sabe bien lo peligrosos que son y que no irían detrás de Ángel si no fuera por alguna razón muy especial; pero, según las leyes del Concilio, no puede ayudarle… aunque ella nunca ha sido muy buena siguiendo las normas.

¿Tendrá algo que ver con los grafitis que Ángel pinta a escondidas y que firma con sangre? ¿O será por alguna de las obras de arte que ha vendido en secreto por eBay? Ni siquiera Toni, su mejor amigo, conoce la verdad.

También tenemos logo para la serie. Me encanta. Estoy muy contento con este diseño que puede funcionar muy, pero que muy bien.

tormenta_bn

Tormenta es el primero de los libros de La Guerra de los Hambrientos, una historia que espero guste y que me deje desarrollar la serie de historias que tengo en mente. Las primeras reseñas han sido muy positivas, así que soy optimista al respecto.

La novela sale a la venta el 10 de marzo, pero ya se puede encargar la preventa en la web de Kelonia. Si reservas ahora te envían el libro gratis y regalan un marcapáginas metálico precioso.

Más información: Kelonia

Mañana será tierra

Mañana será tierra es el título que finalmente se ha quedado un libro que muchos de vosotros, a los que suelo molestar, conocéis como Maginot. Ahora, que ya podéis encontrarlo a la venta, me gustaría hablar un poco de la historia, de cómo surgió.

Creo que fue hace casi seis años cuando me puse a escribir por primera vez Mañana será tierra. Las primeras pruebas fueron en valenciano, no recuerdo bien si había algún tipo de concurso, pero pasé pronto al castellano; estaba escribiendo dos o tres cosas más y el cambiar de un idioma a otro me dejaba un poco descolocado delante del teclado.

Siempre he sentido una fascinación por túneles y catacumbas. Ese otro libro, eterno, inagotable, inacabable que nunca termino, Memento Mori, es buena prueba de ello. Tengo un buen montón de cuentos ambientados en lugares oscuros, cerrados y subterráneos. La Línea Maginot, parte fundamental del libro, era parte de esos lugares abandonados y misteriosos que tanto me interesaban, sobre todo desde que vi un par de documentales sobre la zona y empecé a explorar en sitios web de catafilia dedicados a estas fortificaciones. Cuando comencé a documentarme más a fondo sobre la Línea conseguí planos, especificaciones, fotos, testimonios… la verdad es que hay hasta un par de visitas virtuales por puestos rehabilitados.

Tenía claro el escenario final, los túneles, la soledad, el aislamiento, el telón de fondo de la guerra… crear un personaje en España y que llegara hasta allí fue más fácil de lo que creía. A base de investigar sobre refugiados en los campos franceses de “refugiados” -hay muy poca documentación para lo que debería- encontré numerosos testimonios que me permitían suponer de una manera realista el paso de un campo a un lugar de trabajo forzado, y quizá hasta una huida no demasiado complicada, si hubiera sido necesario. Lo curioso es que, tras terminar el libro, he hablado con gente cuyos familiares pasaron por un camino parecido al del protagonista de Mañana…

Recapitulo un poco. Tenía un buen escenario, abundante documentación, una línea argumental pensada… pero pocas veces me ha costado tanto encontrar la manera de contar una historia. No recuerdo cuántas veces borré lo que tenía escrito y volví a comenzar. Sé que en una de las veces llevaba más de la mitad de la novela escrita y que Raquel casi me golpea con el teclado. Gajes del escritor, supongo.

Costó, sí, pero creo que el resultado final vale la pena. Aunque luego diera vueltas sin pena ni gloria por editoriales, aunque quedara segundo en el Maracena de Terror -que no ganó por no ser “de terror”- y que por último haya aparecido casi con cesárea. Es lo mejor que he escrito hasta ahora y en él vuelco muchos de mis miedos, que no son más que preguntas sin respuesta, esas que todos tenemos y que ni siquiera queremos formular por miedo a que lo único que quede en el aire sea el hueco eco de nuestra propia voz.

Mañana será tierra. Viaje a Bizancio. 2011. Si lo veis abandonado en una librería, adoptadlo. Ocupa poco espacio en la biblioteca, pero es más grande por dentro.

Kobold busca venganza

KoboldKobold nació en Granada, entre amigos, disfrutando de unas cervezas y unos días felices, de esos que de vez en cuando uno recuerda con una sonrisa en los labios. Buenos tiempos. Kobold fue un desafío, una manera de buscar las cosquillas al género fantástico, de recuperar las historias de aventuras sin necesidad de plegarse a las limitaciones juveniles que, importadas desde el otro lado del charco, acaparan muchas de las historias que, en teoría, van dedicadas a un público adulto.

Muchos amigos y lectores se han sorprendido al ver que mi primera novela publicada es de fantasía épica en lugar de terror o ciencia ficción. Es cierto que apenas he escrito cuentos de fantasía, aunque La dama de las fresas -publicado en Rescepto y en la francesa Lunatique– es uno de mis relatos favoritos, y que me he dedicado sobre todo al terror en los últimos años. Lo cierto es que siempre he leído fantasía, desde que era un enano con la Dragonlance, el Señor de los Anillos, etc, hasta que descubrí más adelante a Howard, a Leiber o a Moorcock. Kobold bebe más de estos últimos que de los primeros, además de otros clásicos de la aventura como Salgari. Así que supongo que Kobold siempre había estado ahí, esperando ver la luz.

Lo cierto es que empecé con la intención de retorcer cada cliché que pudiera encontrar, no sabía si iba a poder armar una historia como toca y que se convirtiera en novela. Pero con cada capítulo en marcha, más me gustaba el resultado, no, mejor me lo pasaba escribiendo. Ahí vino también el apoyo de Víctor y Gabriella, el equipo Parnaso, y también de Sergio Mars que tuvo el valor de seguir la venganza koboldita prácticamente en directo. Hay pocas historias que me han divertido más al escribirlas que esta novela, y creo que se nota, que esa diversión ha calado en el texto.

Lo que está claro es que Kobold es una novela de aventuras. Carece de intenciones moralizantes, presunciones místicas, mensajes ocultos o filosofía vital. Es una historia para disfrutar, para imaginar, incluso para provocar. Es mi primera novela terminada, a la espera tengo otra de futuro incierto, y pasó un largo camino hasta que la gente de Torre de Marfil decidió darle una oportunidad. El libro ha quedado precioso a nivel formal, el ebook también ha tenido su mimo, y creo que gustará sin problemas a cualquiera en busca de aventuras y que disfrute con el sentido de la maravilla.

Poco más puedo decir, estoy muy contento. Pronto espero escuchar vuestras voces clamando ¡Venganza!

Ficha de la editorial: Kobold, El señor de las cadenas

El necrófago galante y otros poemas de amor

El necrófago galante y otros poemas de amorA veces, hasta los monstruos nos ponemos sensibles.

Suele pasar cuando se nos atraganta algún huesecillo de las manos o los pies y nos produce cierta angustia hasta que logramos pasar el mal rato. Además, pocos se dignan a darnos una palmadita en la espalda peluda; después de todo seguimos siendo monstruos a mitad de una comida.

Los mecanismos que nos llevan a escribir poesía son extraños y diferentes para cada monstruo. En mi caso, para que negarlo, los escribo con prisas y los vomito como bolas de pelo sobre el papel. En El necrófago galante y otros poemas de amor he intentado captar ese amor monstruoso, esa vida en común con los pequeños salvajes que habitan mi vecindario y que salen a cazar con los duendes cada año. El resultado ha sido, cuanto menos, curioso.

Para todas aquellas almas sensibles que me lean y que estén por Madrid el día 15 de enero de 2011, la gente de 23 escalones y su seguro servidor -más un montón de monstruos hermanos encabezados por mi gemelo Santiago Eximeno-, presentaremos a las 12:30 el poemario en la librería Estudio en Escarlata.





Recuerdo contarte cuentos en la cama,

convertirme en vampiro,

en necrófago,

en corazón delator,

mientras tu sonrisa se marchitaba

lejana a palabras,

monstruos o finales.

Cerraba el libro en silencio

bajo la luz amortajada

y dejaba pasar las horas escondido,

esperando el momento perfecto

para morderte los pies,

despertarte como un duende,

despedirme

y no volver jamás.

Por ahora, poco más. En breve, sin embargo, mucho. Hasta pronto, mis monstruos.

Presentación y Bookteaser de Lunarias

LunariasYa tenemos fecha para la presentación, el 30 de Abril en el Bruixes i Fades, un bar-ludoteca que todos en Valencia deberíais conocer. El local está en la calle Rubén Darío 18, zona Xuquer, enfrente de la mezquita. A partir de las 20 horas y hasta que el cuerpo aguante estaremos allí para lo que el público guste.

Otra cosita: Aquí os dejo un minitrailer -un bookteaser- de apenas 30 segundos para Lunarias.

Ya están aqui…

Todavía no tenemos fecha segura para la presentación, pero ya es inminente: los ejemplares -tras una odisea de varios días en los que me he quedado sin falanges- ya han llegado a casa y tienen una pinta estupenda. Abrir la caja repleta de libros es una experiencia de ego-boost que no está nada mal.

Ahora sólo me queda encontrarles un hogar. Son tan mooonoos.

Lunarias

Por cierto. Son ocho euros. Id ahorrando las vueltas del café.

Lunarias en Viaje a Bizancio

¡Extra, Extra! ¡True Story!

En las próximas semanas se pondrá a la venta mi primera antologia en castellano de minicuentos y microrrelatos, Lunarias, gracias a la confianza de Viaje a Bizancio Ediciones.

Más de cien nanorrelatos llenos de oscuridad y risas que saldrán en una edición bonita-bonita. La primera tanda, con reserva, será un poco más vistosa que la que luego se podrá comprar vía Print-On-Demand, es decir, desde la web de la editorial se encarga el libro y os lo mandan a casa sin gastos de envío.

Dentro de poco iré poniendo más información y datos sobre cómo y cuándo haceros con la edición limitada firmada por un servidor de ustedes. También podéis seguir el blog que hemos abierto en Lunarias.

¡Nos vemos!

Premio Minotauro 2010: Chapuza returns

Ya tenemos finalistas y espectáculo desde Minotauro este año. Por mi parte estoy convencido de que Víctor Conde va a ser el ganador, llamémoslo intuición, saber leer entre líneas o lo que queráis.

Lo divertido este año es el marrón que le ha tocado a Hugo Stuven con su novela finalista, El faro. Al parecer Hugo estaba ya preparando su autopublicación cuando le llamaron de Minotauro para decirle que era finalista. Según Stuven, su novela no había sido puesta a la venta en Bubok ni cosas de esas… Qué queréis que os diga, fallo de principiante por parte del escritor que le puede costar el puesto de finalista si alguien cabreado reclama el incumplimiento de bases. De todas formas, a mi lo que me molesta es el “tropecé, resbalé y se la metí a Minotauro, pero sólo la puntita” de después. Que ya somos todos mayorcitos y sabemos usar la caché de Google, hombrededió…

Caché del 19.01 Bubok

Caché del 19.01 Bubok

Editando a 24/01/2010: Hugo Stuven da sus explicaciones en los comentarios, podéis leer su punto de vista sobre todo este asunto.

De viajes y concursos

Bueno, aquí estamos de nuevo tras disfrutar una escapada literaria a Barcelona y saquear Negra y Criminal, Gigamesh y Freaks. Por no hablar del apartado gastronómico siempre fantástico en el Machiroku.

Gracias, como siempre, a Juanma Santiago, Cristina, Álex, Nuria, Pau y Nacho que nos hacen sentir como en casa siempre que pasamos por Barna.

Otras cosas: Por fin salió el fallo del premio Maracena de Terror… y me quedé a punto de ganar. Maginot ha recibido elogios del jurado y recomendaciones para ser publicada con la editorial Almuzara. Lo veo difícil, la verdad. Quizás ésto sirva para poder mover con mayor facilidad la novela más adelante. Quedar segundo siempre deja una sensación agridulce.

Por lo menos tengo un montón de libros nuevos que leer.

Hispacon 2008 – Indalcon

Terminó una hispacón más, ya son unas cuantas a las que he ido, y, como siempre, todo acaba en una extraña sensación agridulce.

Por un lado, la sinergia es fantástica, el reencuentro con los amigos es maravilloso, las ideas saltan a toda velocidad, los proyectos se disparan… Pero claro, no puedes dedicarle tiempo a todo el mundo, siempre se te escapa alguien con quién querías hablar y no están todos los que deberían para que el resultado fuera perfecto.

Yo me lo he pasado muy bien en la Indalcon, pese al desfase de varias sedes. Las conferencias que he asistido han estado muy bien y los corrillos pasilleros, pues también. Por desgracia parece que el culo friki de la mayoría de los miembros de la AEFCFT ha engordado tanto que es incapaz de salir por la puerta de sus casas, así que a lo mejor no hay más asociación, hispacon o ignotus. Esperemos que no.

En el apartado profesional, pues dos ignotus más a la saca. Uno de la Legión del Espacio, suerte que estaba Fedde para recogerlo, que se lo merecía por todo el curro que se pegó con el cómic el año pasado, y uno de cuento compartido con mi hermano siamés zombie, Santi Eximeno. La Apertura Slagar, que podéis leer en NGC3660, recibió la confianza de socios y asistentes. Gracias.

Poco más que añadir y bueno, lo de siempre, genial estar con todo el mundo, con Víctor, Gabriella, Francisco, Alfonso, Gorin, Marisa, Pily, Jasso ( y todo el colectivo terrorífico (y maño)), Unai, Fernando Angel, Alberto, Raul y Antonio, Sergio, bueno, todos con los que estuve hablando y que sería demasiado poner aquí.


Semana Negra – Asturcon

Otro año más que pasamos por la Semana Negra-Asturcon, otro año para disfrutar de libros, churros, sidrinas -o como sea llamada en cada valle-, fabada, aflingen, charlas, tertulias, confesiones, cansancio, arena y bailes. Como siempre, he vuelto con ganas de más -sobre todo de alguna comida en la Iglesiona-, con ansia por retomar proyectos y cuentos. ¿Cuánto me va a durar la sinergia? No lo sé. Espero que dure, por lo menos, hasta final de Septiembre, cuando más, hasta el año que viene.

Pd. Un abrazo a todos aquellos de quien no pudiera despedirme en persona. A veces no queda tiempo para nadie, incluso para uno mismo.

Pdd. Tengo el Ipod más friki del mundo. Chinchad y rabiad.

Bajo un cielo de estrellas (II) Leyendo novela negra

Gracias a un saldo encontrado en la París Valencia hemos saqueado una pequeña colección de bolsillo dedicada al Comisario Maigret, personaje antológico donde los haya creado por Georges Simenon. Decir que ha sido superventas es quedarse corto. Como cortos son los libros, más cuentos largos editados en ese formato que otra cosa. Bolsilibros, vaya. Pero funcionan, y de qué forma. Simenon tiene un estilo directo. Tan directo que a veces parece más una narración oral que escrita, siempre con la figura de Maigret como eje, como referente físico y moral. Su alter ego en el mundo oscuro y lleno de traiciones de la novela negra es fuerte, de clase baja, serio, callado y empedernido fumador de pipa, la cual ni se saca de la boca para hablar. Un tipo simpático, vaya. Por ahora llevo un par de novelas leídas, ya había leído algo de Simenon antes, me parece que de una época más tardía, con un Comisario en cierta decadencia, y la verdad es que entretienen un montón, además de enseñarte cómo contar una historia en sencillos pasos. A veces lo sencillo se aleja mucho de lo fácil, cosa que muchos parecen no comprender últimamente. La verdad es que escribir novela negra es uno de mis objetivos no cumplidos. Tengo una historia ahí, pendiente de ser escrita. Un relato más cercano al polar que al estilo negro macarra que, sin embargo, disfruto leyendo como el primer día. Pero me parece que ese estilo se aleja mucho de lo que puedo contar con claridad -aunque en mi barrio el otro día un puñado de yonkis quemara cuatro casas en estado de ruina antes de ocupar otras tantas- y me apetece más contar los asesinatos que pueda cometer un ama de casa cualquiera. El mal y el desequilibrio ético y sicológico de tu vecina del quinto, la que te deja sal y tiene la entrada llena de gatitos de porcelana me parece aterrador. Sobre todo si cuando mata, lo hace con toda la razón del mundo. Lo que me estoy planteando es si Maigret la detendría. Creo que no. Aprovecharía para probar un allipebre como toca.

Memento Mori…. Again

Los que me conocen de hace tiempo saben, y sufren, la novela que llevo años escribiendo. Ha cambiado, mutado, crecido, menguado, sido arrinconada, mutilada y parcheada. Es una historia que cada vez se hace más clásica en su desarrollo y menos fantástica en su argumento. Cada vez que termino un proyecto me pongo delante de los documentos que componen Memento Mori y trato de seguir con la trama.

Después de terminar con Maginot -inciso: Víctoooor-, lo hice de nuevo. Y mientras trataba de escribir un capítulo me entraron ganas de escribir Clockpunk, novela negra y a saber qué montón de cosas más. Así que hoy me he dado cuenta, como me pasa cada vez con mayor frecuencia, que lo que había escrito hasta el momento no me llevaba a donde quería. No estaba bien. Así que he vuelto a empezar. Desde el principio… otra vez. Pero ahora no puedo permitirme el lujo de dejarlo a los dos días, necesito más, tengo que sacarme ese libro de encima antes de que se convierta en un quiste, en una contractura de literatura muerta justo en mi costado. A boy with a thorn in his side, que dirían lo Smiths. Con flores.

Así que he comprado un montón de Pepsi Light y he empezado a dar muestras de inestabilidad mental, síntoma de una recursividad preocupante. Es posible que mi presencia en internet disminuya durante una o dos semanas o quizá inunde este blog de pequeños minicuentos o poemas sin sentido escritos a las cinco de la mañana. Lo haría a la vieja usanza, escribiendo a mano sobre un arado al final de un día en la granja, pero soy mayor para ser un poeta maldito y Raquel no ha querido regalarme un Moleskine.

Sed buenos, leed sin mesura y manteneros hidratados.

Pratchett tiene alzheimer

O al menos una forma rara de la enfermedad. Cortipego de discworldnews:

Folks,

I would have liked to keep this one quiet for a little while, but because of upcoming conventions and of course the need to keep my publishers informed, it seems to me unfair to withhold the news.  I have been diagnosed with a very rare form of early
onset Alzheimer’s, which lay behind this year’s phantom “stroke”.

Es una lástima, la verdad. Aunque dice que le queda mucho por delante y que habrá más libros… no deja de ser algo descorazonador.

Rescepto team – En internet publica cualquiera

Les invito a todos a leer esta interesante reflexión sobre la publicación en web, disponible enterita en el blog del Team Rescepto.

Pues sí, resulta que en internet publica cualquiera. ¡Vaya descubrimiento! Que prejuicio más cojonudo para pasar de todo lo que se publica en la red, ya sean los desvaríos del analfabeto funcional del barrio o las opiniones de un premio Nobel. ¡Viva la suprema igualdad de los bits!

Ser escritor

Qué decir, de verdad, sobre este oficio, amargo a veces, más una condena en ocasiones que una verdadera ocupación. Los que llevan en esto más tiempo, de vuelta ya, veteranos curtidos en galeras y galeradas, luchadores, algunos del espacio y otros no, te lanzan media sonrisa y entornan los ojos de forma melancólica cuando les hablas de tus proyectos, nuevos sueños, deben pensar, ilusiones que pronto se encontrarán con todos los obstáculos, baches, trucos y artimañas, que en el mundo de la literatura pugnan por comerse el ímpetu de los noveles.

Pasa el tiempo y siempre se avanza. Supongo que es el truco, no dejarse amilanar ni contagiarse. Hacerse fuerte en el rincón más duro de nuestro ego, enorme pero voluble, y esperar. Esperar. No recuerdo quién dijo que era la mayor parte del trabajo de un escritor. Más que el dedicado a tener la idea, escribirla, reescribirla, corregirla y desesperarse con ella. La espera es la que al final distingue a los corredores de fondo.

Es desesperante y hermoso, es frustrante y genial. Ser escritor y poder decirlo. Aunque luego siempre, siempre, te miren raro.

Finito

Se acabó. Terminé. Finito. The end. Punto final. La dama gorda cantó la canción.

magi.jpg

Quiero dar las gracias a Depeche Mode, Nick Cave, VAST, PRONG, Editors,  Radiohead, Siouxie, Tom Waits, Muse, Amon Tobin, Interpol… y a un motón de grupos que los señores de LASTFM han tenido a bien en ofrecerme. Ahora me queda la revisión. Dura y temida, pero deseada revisión.

No podéis verme. Pero estoy bailando. Si llevo la ropa puesta o no es una pregunta que dejo en el aire.

Algún día todos tendrán que seguir al caminante

Me pasan una interesante notícia de El Financiero, diario de México:

La captura de un incipiente escritor de novelas de terror cuando cenaba los restos de su pareja aderezados con limón, ha conmocionado a la sociedad mexicana porque se trata del primer caso de canibalismo en serie registrado en la historia del país, informó hoy la prensa local.

Agentes de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal (PGJDF, Fiscalía) se llevaron una macabra sorpresa el pasado lunes cuando ingresaron a un pequeño apartamento en el céntrico barrio de Guerrero para detener a José Luis Calva Zepeda, investigado por su presunta implicación en el homicidio de una mujer.

En el interior de la vivienda del barrio de Ciudad de México, los peritos encontraron el cuerpo descuartizado de Alejandra Galeana Garavito, de 30 años y madre de dos hijos.

Las autoridades hallaron el tronco oculto en un armario, un brazo cocinándose a fuego lento en una olla, restos de carne en una sartén, una pierna conservada en el refrigerador y varios huesos entre una caja de cereal.

Además, los agentes descubrieron una novela inconclusa titulada “Instintos Caníbales o 12 días”, que versa sobre la antropofagia, el sexo, el sadomasoquismo y la coprofagia.

Al parecer, el asesino era un incipiente poeta y escritor de novelas de terror para cine y teatro, y entre los cajones de su casa había varios textos escritos de su puño y letra, indicaron fuentes de la Fiscalía capitalina.

Las autoridades del Distrito Federal relacionan también al escritor con el homicidio de Verónica Consuelo Martínez Covarrubias, de 31 años y empleada de una farmacia, antigua pareja suya asesinada en abril de 2004, cuyo cuerpo mutilado fue descubierto en el municipio Chimalhuacán, al sureste de la capital.

Por las características de las amputaciones, las investigaciones también vinculan al escritor y caníbal con el hallazgo del cuerpo seccionado de una adolescente el pasado 10 de diciembre, depositado en bolsas de plástico sobre una calle del norte de Ciudad de México.

Hasta la fecha se habían registrado algunos casos de canibalismo en México pero todos fueron puntuales y en ningún caso se trató de un asesino serial, según algunas versiones periodísticas.

En diciembre de 2004, por ejemplo, el asesino confeso Gumaro de Dios Arias, al que se le conoció entonces como “el caníbal del Caribe”, admitió haberse comido unos dos kilos y medio de la carne de su amante cuando la autoridades lo aprehendieron.

En el caso de Calva, según las versiones policiacas, al ser descubierto el presunto antropófago intentó huir y se lanzó por una ventana desde un segundo piso, lo que le produjo una fractura de cráneo, lesión que lo mantiene convaleciente en un hospital de la Cruz Roja capitalina.

En los primeros interrogatorios, Calva se confesó admirador del actor británico Anthony Hopkins, especialmente por su interpretación del caníbal Hannibal Lecter en la célebre película “El silencio de los inocentes”.

En uno de los poemas encontrados en su domicilio se puede leer: “Algún día todos tendrán que seguir al caminante”.

Así que, editores, por favor, piensen dos veces lo que le van a decir a ese tímido aspirante a escritor, vestido de negro y con gruesas gafas, que espera paciente una respuesta a su manuscrito.