fotografía

Scene of the Crime (William Braton/Tim B.Wride)

llibrecrime.jpg

The scene of the crime es uno de esos libros que te saltan a la cara desde cualquier estantería. Es grande, 40×25, tapa dura; cuando lo abres notas ese olor característico del papel satinado para fotos… y ves los pies colgando en el baño de una secretaria en 1950.

El libro contiene un ensayo y algo de historia sobre algunas de las fotos que presenta, unas doscientas, habla de los fotógrafos de la policía de Los Ángeles y de su mirada. Pero la parte escrita es… accesoria, hasta la introducción de Ellroy desaparece a la cuarta foto.

Y es que son fotos claras, luminosas (eso buscaban los fotógrafos policiales, claro), de un enfoque perfecto. Asépticas pero con la mirada de una persona detrás. A veces panorámicas, a veces en busca de un detalle concreto dejan el encuadre partido, insinuando un cuello cortado o un cuerpo ahogado.

No es un libro para releer con asiduidad, pero contiene algo. Esas fotos son el reflejo de la muerte, la violencia; poseen en su blanco y negro de fuertes contrastes la esencia del momento. Y resulta escalofriante, la verdad, tanto como morboso. Hay retratos de delicuentes, planos de lesiones. Nos enseñan otro tiempo con sólo un flash.

En resumen, muy recomendable para aquellos de estómago curtido.