fandom

Premio Minotauro 2010: Chapuza returns

Ya tenemos finalistas y espectáculo desde Minotauro este año. Por mi parte estoy convencido de que Víctor Conde va a ser el ganador, llamémoslo intuición, saber leer entre líneas o lo que queráis.

Lo divertido este año es el marrón que le ha tocado a Hugo Stuven con su novela finalista, El faro. Al parecer Hugo estaba ya preparando su autopublicación cuando le llamaron de Minotauro para decirle que era finalista. Según Stuven, su novela no había sido puesta a la venta en Bubok ni cosas de esas… Qué queréis que os diga, fallo de principiante por parte del escritor que le puede costar el puesto de finalista si alguien cabreado reclama el incumplimiento de bases. De todas formas, a mi lo que me molesta es el “tropecé, resbalé y se la metí a Minotauro, pero sólo la puntita” de después. Que ya somos todos mayorcitos y sabemos usar la caché de Google, hombrededió…

Caché del 19.01 Bubok

Caché del 19.01 Bubok

Editando a 24/01/2010: Hugo Stuven da sus explicaciones en los comentarios, podéis leer su punto de vista sobre todo este asunto.

Actitud

Perdonad mi acento marxista, pero me recorre un fantasma el espinazo cuando los dueños de los medios de producción se imponen a la creación para conseguir una sub-sub-cultura esquematizada y cuadriculada de la que parece imposible escapar. Por todos lados aparece el fantasma de la profesionalización, de tal forma que parece la única salida el doblegarse, agachar la rodilla y perder gran parte de tu alma.

Ves a los amigos más preocupados en acertar con lo que se lleva, con la tendencia, con la tontería del mes, reescribiendo, cambiando, todo para pasar un filtro cada vez más rígido, compuesto de encuestas y márketing.

Un escritor es un creador, un artista, y debe marcar la diferencia, bien sea para sí mismo o en la sociedad en la que vive. Crear sólo para ganar dinero es pintar acuarelas de payasos, algo muy digno pero que encuentro mortalmente aburrido. No hay que cambiar para adaptarse a la industria. Hay que mejorar para que tu obra acabe logrando su propósito -sea el que sea- por ella misma.

La culpa de todo esto la tiene la Escuela de Frankfurt, Adorno y mi maldita manía de leer demasiados blogs.

Fantasía para jóvenes

romantic

Cómo ha cambiado el cuento, de aquellas aventuras épicas de la Dragonlance, con unos personajes llenos de valores, actitudes naif, o aventuras a lo Ender, con su destino manifiesto y guerras galácticas, hemos ido a parar, rodolant-rodolant como dicen en mi barrio, a darnos de morros con que no teníamos ni idea de lo que quería la muchachada.

Y es que la muchachada quería sangre. Pero no la sangre viscosa que empapa las paredes y viene acompañada de vísceras -no, esa es para el cine-, quieren la sangre virginal, el primer beso, esa piel nunca desgarrada, ese himen intacto, esa esperanza en el espejo, el amor inmortal.

Las editoriales juegan ahora con la etiqueta de “jóvenes adultos” conveniente variación para la literatura juvenil que han mantenido a niveles de oligofrenia y valores de Barrio Sésamo durante años.

Ahora se dan cuenta de que lo que vende es el héroe, el beso, la dama fuerte, pero en peligro. La novela de caballerías, nocturna y arrebatadora. El folletín. La novela popular sin cortapisas.

Es en esos momentos cuando los monstruos no podemos menos que sonreír y espera nuestro momento, salivando y a la espera de una víctima propiciatoria

Hispacon 2008 – Indalcon

Terminó una hispacón más, ya son unas cuantas a las que he ido, y, como siempre, todo acaba en una extraña sensación agridulce.

Por un lado, la sinergia es fantástica, el reencuentro con los amigos es maravilloso, las ideas saltan a toda velocidad, los proyectos se disparan… Pero claro, no puedes dedicarle tiempo a todo el mundo, siempre se te escapa alguien con quién querías hablar y no están todos los que deberían para que el resultado fuera perfecto.

Yo me lo he pasado muy bien en la Indalcon, pese al desfase de varias sedes. Las conferencias que he asistido han estado muy bien y los corrillos pasilleros, pues también. Por desgracia parece que el culo friki de la mayoría de los miembros de la AEFCFT ha engordado tanto que es incapaz de salir por la puerta de sus casas, así que a lo mejor no hay más asociación, hispacon o ignotus. Esperemos que no.

En el apartado profesional, pues dos ignotus más a la saca. Uno de la Legión del Espacio, suerte que estaba Fedde para recogerlo, que se lo merecía por todo el curro que se pegó con el cómic el año pasado, y uno de cuento compartido con mi hermano siamés zombie, Santi Eximeno. La Apertura Slagar, que podéis leer en NGC3660, recibió la confianza de socios y asistentes. Gracias.

Poco más que añadir y bueno, lo de siempre, genial estar con todo el mundo, con Víctor, Gabriella, Francisco, Alfonso, Gorin, Marisa, Pily, Jasso ( y todo el colectivo terrorífico (y maño)), Unai, Fernando Angel, Alberto, Raul y Antonio, Sergio, bueno, todos con los que estuve hablando y que sería demasiado poner aquí.


Ignotus 2008

Quién me iba a decir a mi que ese cuento inacabado, que casi había dejado por imposible, y que colgué en el Blog sin esperanza de continuidad, llegaría a ser uno de los nominados al Ignotus. Claro que la culpa de todo esto la tiene Santi Eximeno, que decidió seguir allí donde yo no veía nada. La Apertura Slagar nominada a mejor cuento nacional. Acohonante.

Por otro lado, seguimos ahí con La legión del espacio, este año con nuevos competidores. Ya era hora. A ver qué pasa.

Semana Negra – Asturcon

Otro año más que pasamos por la Semana Negra-Asturcon, otro año para disfrutar de libros, churros, sidrinas -o como sea llamada en cada valle-, fabada, aflingen, charlas, tertulias, confesiones, cansancio, arena y bailes. Como siempre, he vuelto con ganas de más -sobre todo de alguna comida en la Iglesiona-, con ansia por retomar proyectos y cuentos. ¿Cuánto me va a durar la sinergia? No lo sé. Espero que dure, por lo menos, hasta final de Septiembre, cuando más, hasta el año que viene.

Pd. Un abrazo a todos aquellos de quien no pudiera despedirme en persona. A veces no queda tiempo para nadie, incluso para uno mismo.

Pdd. Tengo el Ipod más friki del mundo. Chinchad y rabiad.

La Scene del Fantástico

En el resto de universos paralelos en los que existe el Fandom -aunque a algunos les parezca increíble, el fandom fantástico es bastante minoritario y parado- ha ido apareciendo una facción muchísimo más activa que el resto: La Scene.

 

En el fandom cificionero la Scene se conoce como el mundillo, escritores nuevos, jóvenes articulistas, faneditores primerizos, que, de un tiempo a esta parte, parece que ha fagocitado, o ahuyentado, al resto del fandom. Creo que por un hecho puntual que no pasa en el resto de fandoms: La Scene no quiere ser profesional. Entiende su afición como lo que es, algo amateur y que sólo necesita el reconocimiento del resto de la scene y el fandom (No todos, claro, siempre hay quien destaca y tiene aspiraciones. Pero son los menos). Sin embargo en nuestro fandom, el de toda la vida, todo el mundo quiere ser publicado, leído, conocido y adorado. La ración de Ego es grande y se aplica la máxima de que “el infierno son los demás”. El feedback, punto principal de la Scene, desaparece y nos quedamos con un montón de gente que ve cómo sus esfuerzos son considerados simples trampolines para darse a conocer, o bien otros que se ven rodeados de escritores que quieren ver comentadas sus obras. Lo de comentar la de los demás es otra historia, claro.

 

Hasta que la Scene del fantástico no se de cuenta que es como todas las demás, que sin una base de comunidad fuerte y exigente no se puede dar el salto a ninguna parte -si es que quieres género, claro-, que sin ganas por leer lo que hacen los demás no puede haber revistas, ni siquiera e-zines, seguiremos viendo cómo desaparece esa base para sustituirla por un grupo de meros observadores, un fandom incluso más aborregado de lo que en ocasiones es.

 

Vivimos en una época perfecta para la comunicación y la edición digital. Me pregunto qué harían los viejos fanzineros de los ochenta y noventa ahora que ni siquiera tendrían que poner un euro para fotocopias. Nos hemos vuelto una generación complaciente, me temo.

Rescepto team – En internet publica cualquiera

Les invito a todos a leer esta interesante reflexión sobre la publicación en web, disponible enterita en el blog del Team Rescepto.

Pues sí, resulta que en internet publica cualquiera. ¡Vaya descubrimiento! Que prejuicio más cojonudo para pasar de todo lo que se publica en la red, ya sean los desvaríos del analfabeto funcional del barrio o las opiniones de un premio Nobel. ¡Viva la suprema igualdad de los bits!

Hispacones

Después de una semana de dolores de espalda varios (maldita carretera, arrr) creo que es hora de hacer una valoración sobre la Hispacón de Sevilla.

Por una lado, gracias. Gracias a todos los que año tras años votan a La legión del espacio como mejor cómic, aunque luego les abronque por no leer otros comics dentro del fantástico. No puedo evitarlo. También dar las gracias a todos los que votaron Poe como mejor poema del 2006. Con un poco de suerte será traducido al inglés y saldrá en una revista (ya daré más detalles cuando los tenga)

La Hispacon en sí, pues me lo pasé muy bien. Desde fuera todo es bonito y precioso. Tan sólo faltó ese bar cohesionador que tanta falta hace en cualquier convención. También daba un poco de mal rollo la falta de presencia organizativa de la Fundación, siendo esta suplida por la gente de la AEFCFT, que en principio no tenía que hacer esas funciones. Así pues Raquel y yo decidimos quedarnos hasta última hora todos los días para hacer bulto y acompañar a los que tenían que permanecer allí hasta el cierre. Lo que en otro lugar hubiera sido una pausa antes de formar un gran grupo post-convención, este año fue un gran escollo debido a que el Parque Zombie de La Cartuja  es el lugar ideal para rodar Soy Leyenda. Ni Nueva York ni leches.

La sensación escritora quedó agridulce. Por un lado buenas vibraciones al presentar Nocte, la asociación de escritores de terror, pero las múltiples noticias sobre la vuelta al lado tenebroso del péndulo editorial nos llevaron a un par de mesas redondas de autoayuda.

Por el lado editorial no pudimos presentar el libro de La legión del espacio. La imprenta decidió que no era el momento y nos dejó tirados por dos míseros días. Recordad, editores: todo lo que tenga que estar para el día de antes de una Hispacon, NUNCA estará a tiempo.

La cena. Para qué hablar. Por lo menos me lo pasé bien hablando con Juanma Santiago y con Luis G.Prado, que se fue sin que le comiera la cabeza demasiado con mi próximo libro, como es mi costumbre en cuanto lo tengo a tiro. Ya lo pillaré en la Asturcon.

La vuelta a casa. Casi perfecta. Sobre todo gracias a Víctor Gallardo y Gabriella Campbell, que nos hicieron de anfitriones en Granada, cicerones del tapeo, nos dejaron una cama en condiciones y hasta dejaron que su gato nos calentara los pies. (Joé que frío hace en Sierra Nevada)

El año que viene la Hispacon será en Almería. Tengo buenas vibraciones sobre el proyecto, aunque me quedaré mucho más tranquilo cuando me entere del apoyo humano que consiga. Esa es la diferencia entre una buena hispacon y una mala. Bueno, eso y los bares. Pero me han dicho que en Almería, de eso, van servidos.

Ignotus Monstruoso

Biennn, bien. Fedde y yo volvemos a ganar el Premio Ignotus de la Legión del Espacio (alegría, aplausos), mérito de Fedde en su mayor parte, claro. El dibujante es el que hace la mayor parte del trabajo, para qué nos vamos a engañar.

En solitario he ganado otro más: Ignotus a la mejor poesía, que aunque a casi todo el mundo le parece un premio menor, a mí me hace mucha ilusión, más de la que puede parecer. Poe, publicado en Vórtice en línea, y que ahora os pongo aquí:

Suena al compás dos por tres, tres por dos
Resuena por toda la habitación
Está en el aire, en el sueño, dulce
Tambor, amor en el recuerdo, caricia
Amarga, lágrima muerta.
En la cama, desnuda, revive con cada
Parpadeo, suspiro y miento
Si dijera que no deseo tocar, besar,
Comer y abrazar su aliento.
Y es que suena al compás dos por tres
Que recuerda mi propia mortalidad
Tres por dos de aquello que será.
Y me hace salir de entre penumbras
Para abrirle el pecho con caricias,
Cuchillos y lágrimas de cristal,
Acabando con la música y su tic tac,
Su dos por tres compás tres por dos,
Que canta siempre la canción
De su dulce, dulce, corazón delator.

Hispacon 2007 – Sevilla

Queda muy poco, nada, como el que dice. Mañana ya estaré en Sevilla para preparar la HispaCon de este año. Por desgracia no podremos presentar el libro de La legión del espacio, resulta que los de la imprenta (oh, que novedad) se han pasado una semana de plazo.

De todas formas, trabajo tengo. Estaré apadrinando varios libros,  “Desde el taller”, una iniciativa del Taller 7,  y “Noche cerrada” (de mi nuevo compañero infernal Emilio Bueso)

Mención aparte tiene la presentación de Nocte, la asociación de escritores de terror. Seremos unos cuantos monstruos felices encima de la tarima. Seguro que nos lo pasamos bien. La cosa promete.

Por lo demás, muchas presentaciones, charlas con Rafa Marín o Javier Negrete, películas, conferencias de postín (la de Gabriella tiene una pinta buenísima), bares, restaurantes y algo de cerveza.

El programa al completo.

Nos vemos allí este fin de semana.

Abrimos la cueva, ¡Anda, los Ignotus!

Vuelvo de cuevas lejanas, donde las librerías cierran más tarde que algunos bares e incluso algunas abren 24 horas, y me encuentro finalista en dos categorías de los premios Ignotus, otorgados por la AEFCFT.

Los socios aefecefeteros me han nominado en poesía por “Poe” (disponible en Vórtice en Línea-PDF-) y en Cómic por “La legión del Espacio” y por “Cultistas S.A-PDF-“. Lo cierto es que lo de Cultistas (una única tira) es más anecdótico que otra cosa, supongo que por la tradicional falta de votos y lectura de cómics del socio medio.

Aquí podéis ver el listado completo de los finalistas, repleto, como siempre, de ausencias, aciertos, fallos y sorpresas.

Gracias a todos de parte mía y de Fedde. Ahora, a poner en orden la cueva, que lo tengo todo manga por hombro.

Ursula K. Leguin y el cadáver de la ciencia ficción

Alguien en la revista Slate dijo algo así como “Michael Chabon ha gastado una considerable energía tratando de sacar al decadente cadáver de la ciencia ficción fuera de la tumba donde los escritores de literatura seria lo abandonaron” (traducción libre, sorry) y Ursula K. Leguin decidió contestar de la mejor manera que puede hacer un escritor: con un cuento. Os lo pongo aquí, pero en inglés, que no tengo tiempo para hacerle justicia al texto de Leguin.

Something woke her in the night. Was it steps she heard, coming up the stairs — somebody in wet training shoes, climbing the stairs very slowly … but who? And why wet shoes? It hadn’t rained. There, again, the heavy, soggy sound. But it hadn’t rained for weeks, it was only sultry, the air close, with a cloying hint of mildew or rot, sweet rot, like very old finiocchiona, or perhaps liverwurst gone green. There, again — the slow, squelching, sucking steps, and the foul smell was stronger. Something was climbing her stairs, coming closer to her door. As she heard the click of heel bones that had broken through rotting flesh, she knew what it was. But it was dead, dead! God damn that Chabon, dragging it out of the grave where she and the other serious writers had buried it to save serious literature from its polluting touch, the horror of its blank, pustular face, the lifeless, meaningless glare of its decaying eyes! What did the fool think he was doing? Had he paid no attention at all to the endless rituals of the serious writers and their serious critics — the formal expulsion ceremonies, the repeated anathemata, the stakes driven over and over through the heart, the vitriolic sneers, the endless, solemn dances on the grave? Did he not want to preserve the virginity of Yaddo? Had he not even understand the importance of the distinction between sci fi and counterfactual fiction? Could he not see that Cormac McCarthy — although everything in his book (except the wonderfully blatant use of an egregiously obscure vocabulary) was remarkably similar to a great many earlier works of science fiction about men crossing the country after a holocaust — could never under any circumstances be said to be a sci fi writer, because Cormac McCarthy was a serious writer and so by definition incapable of lowering himself to commit genre? Could it be that that Chabon, just because some mad fools gave him a Pulitzer, had forgotten the sacred value of the word mainstream? No, she would not look at the thing that had squelched its way into her bedroom and stood over her, reeking of rocket fuel and kryptonite, creaking like an old mansion on the moors in a wuthering wind, its brain rotting like a pear from within, dripping little grey cells through its ears. But its call on her attention was, somehow, imperative, and as it stretched out its hand to her she saw on one of the half-putrefied fingers a fiery golden ring. She moaned. How could they have buried it in such a shallow grave and then just walked away, abandoning it? “Dig it deeper, dig it deeper!” she had screamed, but they hadn’t listened to her, and now where were they, all the other serious writers and critics, when she needed them? Where was her copy of Ulysses? All she had on her bedside table was a Philip Roth novel she had been using to prop up the reading lamp. She pulled the slender volume free and raised it up between her and the ghastly golem — but it was not enough. Not even Roth could save her. The monster laid its squamous hand on her, and the ring branded her like a burning coal. Genre breathed its corpse-breath in her face, and she was lost. She was defiled. She might as well be dead. She would never, ever get invited to write for Granta now.

Vía Boing Boing

Presentaciones por Valencia

Ayer jueves estuve en una de las escasas presentaciones, literatura fantástica mediante, que tenemos en Valencia (aunque no sea por falta de autores: somos legión) gracias a La casa del Libro y al grupo editorial AJEC.

nave.jpg

El libro en cuestión es el de “Los Navegantes”, de Jose Miguel Vilar, la historia de una confrontación de carácter mítico aunque no épico (bueno, más o menos, si queréis saber más, comprad el libro, malditos).

La verdad es que es una de las presentaciones mejor montadas en las que he estado, se llenó la sala habilitada y se vendieron un montón de ejemplares. Jose Miguel estuvo firmando media hora y Raúl, el amo y señor del Imperio Editorial AJEC, estaba de lo más contento.

A ver si cunde el ejemplo y se hace algo más por aquí. Tenemos hambre.

Minotauro

Pues sí, ya han dado el minotauro. Clara Tahoces gana con “Góthika”.(Eeeh, parece que va de vampiros. Interesados, leer el especial “Vampiros” de la revista Más Allá que publicó Tahoces (redactora jefe) el año pasado)

A ver si los de Minotauro se dejan la pasta promocionando “terror” y nos hacen algo de trabajo, que últimamente estamos mu necesitados. Y si hay que ponerse femeninos, pues nada, ya me veo escribiendo “La flor de mi profundo”, “Leyendas de necropasión”, “Psycho-sleepers in Seattle”, “Thelma & Cthulhu” o “Trífidos verdes fritos”

Iä!! Towanda!!

Dice Vaquerizo…

En la entrevista que le hacen en Vórtice:

“El fandom es como una madre, te viene muy bien
cuando empiezas, el ambiente que se crea es sumamente agradable
y enriquecedor, se hace fácil intercambiar información, aprender,
publicar, recibir críticas. La parte mala del fandom lo es también
de las madres demasiado posesivas, te pueden mimar en
exceso impidiéndote progresar”

Me parece una de las mejores opiniones sobre el fandom que he escuchado últimamente.