Uncategorized

Lecturalia: La web de los libros

lecturaliaNo tengo que deciros que la cantidad de post de este blog ha disminuido una barbaridad, ya antes estaba un poco tocado pero ahora esto parece un pequeño cementerio.

No es que ya no tenga ganas de escribir, es que ahora lo hago en Lecturalia.com. En el blog escribo mínimo una vez al día y además me acompaña Raquel y también, sobre todo los fines de semana, Gabriella y Víctor.

Lecturalia no es una web de género, pero aprovechando la coyuntura habrá más noticias de literatura fantástica que en el resto de webs “de amplio espectro”. Además del blog hay un montón de información sobre novedades y autores que se va mejorando día a día.

Lecturalia es un proyecto que quiere crecer y me está ocupando mucho gasto de neuronas, así que si contesto mensajes días después o escribo frases incoherentes en el Facebook, no me lo tengáis en cuenta. Simplemente trato de reajustar los procesos de mi cerebro.

Nada más, visitad Lecturalia, dejad vuestros comentarios y me haréis un monstruo un poco más feliz.

Leticia Sabater prepara un nuevo Harry Potter. ¡Y la entrega anual de la quiniela minotaura!

Ooooooh, si. Estas son las noticias que dan sentido a los monstruos felices.


Al parecer, Leticia Sabater está preparando -o terminado por lo que parece- un libro fantástico sobre una joven niña llamada Leti, que vive sus aventuras en un internado donde suceden extraños sucesos. Al parecer la cosa va para saga –¿Leti Potter?– y el libro ya está camino de la editorial (WTF!) y Leticia Sabater piensa que estará listo para salir al mercado en un par de meses (2xWTF!!!)

Su principal inspiración parece haber sido Enid Blyton, así que es posible que Leti pase las horas muertas en el internado dándole a la cerveza de gengibre y llevando unos shorts con su perro Dick.

Pero no sería el primer libro de Leticia, ya que allá por el 1994 sacó un libro magistral dedicado al ligue de quinceañeras llamado Locos por ti, donde ya explicaba cómo ligarse a un pijo o a un millonetis (sic) algo en lo que, por otra parte, resultó siendo una experta.

Después de esta asombrosa noticia -y tan asombrosa, oigan- no puedo menos que hacer mi tradicional quiniela del Premio Minotauro, en la que este año, sin duda, tiene todos los números Fernando Jiménez con El templo de la Luna.

El sacrificio de nonatos y la sangre de vírgenes me ha dicho que es muy probable que gane. Sobre todo cuando la propia editorial, en ese pedazo de magnífico volumen ikerjimenizado e ikerjiminizante, dice de él que “Acaba de publicar su primera obra, Un viaje mágico por Egipto, y está trabajando en un thriller histórico que aparecerá próximamente en Minotauro

Bueno, nada más. Si queréis seguir leyéndome hay que hacerlo en el Blog de Lecturalia. Cosas del trabajo.

Hispacon 2008 – Indalcon

Terminó una hispacón más, ya son unas cuantas a las que he ido, y, como siempre, todo acaba en una extraña sensación agridulce.

Por un lado, la sinergia es fantástica, el reencuentro con los amigos es maravilloso, las ideas saltan a toda velocidad, los proyectos se disparan… Pero claro, no puedes dedicarle tiempo a todo el mundo, siempre se te escapa alguien con quién querías hablar y no están todos los que deberían para que el resultado fuera perfecto.

Yo me lo he pasado muy bien en la Indalcon, pese al desfase de varias sedes. Las conferencias que he asistido han estado muy bien y los corrillos pasilleros, pues también. Por desgracia parece que el culo friki de la mayoría de los miembros de la AEFCFT ha engordado tanto que es incapaz de salir por la puerta de sus casas, así que a lo mejor no hay más asociación, hispacon o ignotus. Esperemos que no.

En el apartado profesional, pues dos ignotus más a la saca. Uno de la Legión del Espacio, suerte que estaba Fedde para recogerlo, que se lo merecía por todo el curro que se pegó con el cómic el año pasado, y uno de cuento compartido con mi hermano siamés zombie, Santi Eximeno. La Apertura Slagar, que podéis leer en NGC3660, recibió la confianza de socios y asistentes. Gracias.

Poco más que añadir y bueno, lo de siempre, genial estar con todo el mundo, con Víctor, Gabriella, Francisco, Alfonso, Gorin, Marisa, Pily, Jasso ( y todo el colectivo terrorífico (y maño)), Unai, Fernando Angel, Alberto, Raul y Antonio, Sergio, bueno, todos con los que estuve hablando y que sería demasiado poner aquí.


Bajo un techo de estrellas (I)

Zafón saca nuevo libro. ¿Qué cómo lo sé? Pues a decir verdad no he visto un solo anuncio en televisión, ni una cuña en la radio, ni un banner en la web; ni siquiera gracias al periódico, nada de nada. Nothing. Rien.
Eso, claro, no quiere decir que no se hayan emitido o publicado, simplemente señala que yo, personalmente, no soy el target principal de ese libro y los publicistas lo saben bien. En realidad hace meses que ya sabía cuándo iba a salir el libro, sobre todo gracias a la noticia de la extensa tirada, casi un millón de ejemplares, que iba poner la editorial en escaparates, lineales y debajo de cada piedra, nenúfar o rana encantada.
Pero la primera noticia física, la de ya está en la calle desde hoy, la noté ayer en el autobús mientras un escalofrío me recorría la espalda. Diez mujeres de entrada la cincuentena sentadas en comando en la parte trasera del autobús agitaban orgullosas sus bolsas del Corte In****, dentro de las cuales guardaban sus flamantes ejemplares zafonitas.
Con esto no quiero decir que Zafón escriba para mujeres cincuentonas, San Best Seller me libre, pero sí que me llamó la atención. Lo del escalofrío es algo totalmente irracional, lo reconozco, poco tiene que ver con el libro de Zafón y más con ver a diez señoras cincuentonas sueltas en el autobús a mi alrededor.
A diferencia de otros, cuando viajo lo hago escuchando música, así que me privo voluntariamente de ese filón para los escritores que son las conversaciones en el transporte público. A mí, personalmente, me gusta más observar, será porque tengo alma de voayeur, o tal vez sea que me molesta tanto chillido y tanta conversación de móvil. Leo que en Londres van a prohibir el móvil en el metro. Vaya, justo cuando lo van a dejar en el avión. ¿Alguien más ve en esto un extraño círculo vicioso?
Zafón. Hablaba de su último libro. Como el anterior, y creo que todos los juveniles, es un libro de literatura fantástica. Con todas las letras vaya, que se sepa. El libro de más tirada en Españñña es de temática fantástica. Como lo que escribe Somoza o Pío Moa, vamos. Como lo que tratamos de escribir un puñado de chalados. Como el Último Catón, que a tanta gente gusta y sonríe al decirte que es novela histórica.
Resulta extraño, entonces, que cuando hablas de lo que escribes te miren raro. Da la impresión que el prejuicio está ahí, latente, más por desconocimiento, o miedo a reconocer que en realidad lo que les gusta leer es fantástico, o maravilloso, o realismo mágico, o literatura conjetural; ya lo decía con acierto el Bardo Dantés: Tiene nombres mil, tiene nombres mil, el miembro viril…
No es una queja, es una nota. Que nadie llame a la Buahmbulancia todavía. Yo lo tengo muy claro. Cuando mi tía la del pueblo, que arrastra más de ochenta años a la espalda y sigue leyendo lo que pilla, me vuelva a preguntar por enésima vez qué es lo que escribo, le diré, alzando un poco la voz para sortear su sordera:

-Tía, como Zafón. Escribo lo que Zafón. Pero con sangre y más tetas.

Precio fijo

Andamos hablando de mercados y modelos, hablando de la industria, de un futuro de libros a 3 €… y se nos olvida que existe una ley del libro que consigna los precios mínimos. E incluye e-books. Sé que conviene a editores y cabrea a las sociedades de consumidores.

No tengo claro en qué afecta a los escritores, pero lo que está claro es que nunca tendremos Amazon.es

Rituales

Escribo con música.

Escribo mejor de noche. Reviso mejor de día.

Escribo en un ordenador y reviso en otro.

Sin café no no puedo empezar a trabajar.

Escribo poemas en cualquier trozo de papel. Es lo único que escribo a mano

Cambio cincuenta veces de tipo de letra, espaciado y cualquier otra tontería que no sirva para nada.

Escribo en blanco sobre fondo azul.

De autómatas e insectos

lepidiotastigma_1.jpg

http://www.insectlabstudio.com/

Los autómatas me fascinan. Es esa falsa vida, ese mundo medido y complejo que anuncian, esos movimientos repetitivos y mecánicos, esa piel de lata, ese brillo metálico.

También me atraen por ese cariño, ese trabajo de artesano minucioso que se adivina en cada engranaje, varilla, tornillo o resorte. El mismo amor de un padre por su hijo. No hay mas que ver el enlace que he puesto, el que me ha llevado a escribir la entrada. Piezas de relojería, hermosas, complejas, pero completamente inútiles en términos mecánicistas. Son una pura contradicción. Y por eso me gustan tanto.

En el próximo Vórtice publicaré un relato cuyos protagonistas son autómatas de latón. Supongo que las obsesiones de cada uno acaban reflejándose.

Hélice, revista de crítica

Muy interesante (Copypego)

“Cada cierto tiempo, vuelve a surgir la cuestión del valor de la crítica en conversaciones personales, en publicaciones, en la red… Unas veces quien se dedica a estos complejos menesteres se molesta en aceptar el debate y otras, por mero cansancio, se elude el tema aceptando callar ante opiniones ya muy gastadas y más que discutibles.[..] Sin embargo, nuestro mundo literario depende mucho de la estimación que se tenga del oficio del crítico.”
Sobre la Crítica, Fernando Ángel Moreno

Más en : Revista Hélice 

Premio Minotauro

Acaban de anunciar los finalistas del Minotauro:

– Analisa, de Alejandra Kramer (seudónimo)
– Crónica de Nerhos, de Leonardo Ropero Serrano
– La máscara transparente, de Daédor (seudónimo)
– Magos: La esencia y el dragón, de Lobsang Federico Camacho
– Noches de Suburbio, de Víctor Blanco Díaz

La noticia se comenta por sí sola.